Ante la falta de estrategia para proteger a elementos de las FSPE lo que queda es que los proteja dios

10/07/2018 Comentarios

Guanajuato, Gto. “Que dios los proteja contra los malvados”, dijo el sacerdote que ofició la misa de cuerpo presente, de Jaime Leonardo Hernández, el elemento de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado, que murió asesinado el domingo pasado en la carretera Irapuato Salamanca.

En este año, con el asesinato del joven vecino del barrio de las momias, son ocho los elementos de las FSPE asesinados, por lo que lo que dijo el sacerdote, “que dios los proteja”, sería la esperanza para que no haya más elementos de las FSPE víctimas del crimen organizado, pues no parece que se estén implementando estrategias al interior de la Secretaría de Seguridad Pública para proteger a los miembros del cuerpo de seguridad.

Jaime Leonardo, fue egresado de la octava generación de la academia de las FSPE, a la misa de cuerpo presente asistieron cerca de diez de 58 elementos que conformaron la generación; se platicó brevemente con algunos de ellos, los que coincidieron en señalar que el problema de la violencia en el estado es muy grave y por ello el trabajo que realizan es de alto riesgo.

A la misa de muerto realizada en la parroquia de la Madre Santísima de la Luz, en el Pueblito de Rocha, no asistieron funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública, como si sucedió apenas el pasado viernes, cuando se realizó la misa de cuerpo presente de otro elemento de las FSPE, en el templo de Belén.

Jaime Leonardo, dejó en la orfandad a dos hijos menores de cinco años; “solo sé que sus hijos están aún muy pequeños”, dijo uno de sus compañeros, quien agregó que Jaime Leonardo “era muy buena persona y excelente compañero”.

“Es un trabajo lleno de méritos defender a los débiles; el señor lo ha llamado, los planes de dios no son los de los seres humanos; Jaime Leonardo luchó por un mundo mejor, por una sociedad más justa, por eso consuélense”, dijo el sacerdote, quien agregó, refiriéndose a los elementos de las FSPE que asistieron a la misma: “que dios los proteja contra los malvados, pidamos a dios que los fortalezca, que dios los cuide para que sigan haciendo el bien”.

En el cortejo fúnebre participaron cerca de cien personas, el cuerpo del joven elemento de las FSPE, fue sepultado en el Panteón de Santa Paula.

Cabe señalar que apenas el pasado mes de abril trascendió públicamente que elementos de las FSPE exigieron mejores condiciones de trabajo, salariales y de equipamiento, para enfrentar al crimen organizado, amenazando con renuncias en masa si no se les apoyaba.

Compártelo

Más de:

Déjanos tu comentario