Palabras mayores

14/10/2018 Comentarios

Lejos de tratar de buscar recovecos o interpretaciones individuales y que solamente busquen proteger intereses particulares, yo creo que esa es una muy mala señal el que se quiera acomodar la ley al antojo de los diputados (…) quienes estén a favor de la ratificación, sean los del partido que sean, tiene que argumentar en un debate parlamentario, por qué esa persona merece la ratificación, con argumentos y los diputados que no estén a favor de esta ratificación, lo mismo, tendrán que expresar con argumentos el por qué no creen que merece esta ratificación”

José Arturo Sánchez Castellanos. El líder del CCE León le dice ‘no’ al ‘fast track’ a Zamarripa.

Dicen que del dicho al hecho hay mucho trecho y en el caso de los peculiares golpes de timón que se echaron a andar en los gobiernos de Héctor López Santillana y Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, la evaluación ya se empieza a dar en el día a día.

Y mañana, Héctor López Santillana dará a conocer a los hombres que acompañarán al secretario de Seguridad Municipal, Luis Enrique Ramírez Saldaña, y al especialista Bernardo León Olea, como los ejecutores del nuevo modelo que le dará un gran protagonismo a la Policía municipal.

La apuesta es a la llamada Policía de Proximidad y a darle en los hechos y con el marco legal actual, más facultades a la Policía municipal para colaborar en la solución más expedita de denuncias.

Entre los personajes clave que serán presentados mañana por López Santillana está José Luis Manrique, regidor en el primer trienio del edil leonés y quien fuera secretario particular primero y secretario del Ayuntamiento en la parte final de la administración de Ricardo Sheffield.

Él será subsecretario de Servicios y Atención a la Comunidad y en los hechos, sustituye a Francisco Becerra López, que pasó sin pena ni gloria en la subsecretaria entre otras cosas porque le entregaron la chamba a quien ni experiencia tenía en el tema y que resultó ser una prueba más del chambismo, uno de los vicios más preocupantes del PAN.

Los gobernantes azules que suelen tener como prioridad entregar puestos a militantes de su partido, al margen de que tengan o no el perfil adecuado para los cargos, han llegado al extremo de entregar puestos que se supone son importantes en áreas como seguridad a la meritocracia partidista.

Si en la Secretaría de Seguridad del Estado ya pasó por una subsecretaría Marco Rodríguez y en León estuvo Francisco Becerra como subsecretario. Y en su momento, el propio Sheffield puso al inoperante Salvador Echeveste, es evidente que la falta de funcionarios con perfiles probados es una causa así sea pequeña del actual estado de cosas.

¿Es José Luis Manrique la mejor alternativa para una subsecretaría clave en la aplicación del nuevo modelo de seguridad?

No es un inexperto en el tema. Ya fue secretario del Ayuntamiento un año y aunque en el organigrama era su par, en los hechos tenía mayor jerarquía que Rito Padilla, el último secretario de Seguridad de los tres que tuvo Sheffield.

La decisión de ponerlo ahí es directa de López Santillana. En términos beisbolísticos, Manrique conectó de jonrón. No cualquiera pasa de ser el incondicional del villano número 1 del PAN Guanajuato, Ricardo Sheffield a ser un funcionario estelar del alcalde en funciones.

Manrique no acompañó a Sheffield en su aventura morenista. Quiso ser diputado federal. No le alcanzó. Se cuadró con López Santillana y con Diego Sinhue. Buscó ser secretario de Ayuntamiento, después de que Gustavo Rodríguez Junquera (que no ceja en el empeño de ser magistrado) le hizo fuchi al cargo y de que el ahora síndico Christian Cruz, carta original de López Santillana, que parecía buen refresco, no fue considerado.

El alcalde decide darle no un premio de consolación sino la gloria del protagonismo con un cargo casi de primer nivel.

Pero la responsabilidad es descomunal. Manrique será el responsable operativo de una buena parte del nuevo modelo de seguridad. Eso es lo que le entrega López Santillana.

Su designación, por sus antecedentes parece, tiene que ver más con ese reparto de chambas tan habitual en el PAN que con la búsqueda de un perfil ideal para el cargo.

Pero hay que dar el beneficio de la duda. Está muy claro que los gobernantes azules se atrincheraron en esta crisis de seguridad, en buena medida, alentados o ensoberbecidos por el caudal de votos que les obsequiaron los votantes en julio pasado.

Están convencidos de que, en esencia, las mismas cabezas van a generar mejores resultados con modelos, se supone más efectivos y una mejor comunicación.

Creen que los cambios radicales, podrían haber calmado de momento las críticas con un mayor margen de beneficio de duda. Pero han optado por la ruleta rusa. Un cambio de modelo con los mismos para ejecutarlo. Mientras se sientan cobijados por la fidelidad del electorado, nadie los moverá de esa lógica.

Y a pesar de todo, los priistas se mueven. Jaime Martínez Tapia, dirigente estatal del Movimiento Territorial organiza foros ‘por la democratización y reinvención del PRI’.

Para ello invita a Guanajuato a viejas glorias del tricolor para que traten de reanimar a los priistas guanajuatenses que no encuentran la motivación por ningún lado.

Así las cosas, para esta semana el primer invitado es ni más ni menos que el exgobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, que ya levantó la mano para dirigir al tricolor. Los oaxaqueños lo recuerdan mucho. Quién sabe si con mucho cariño, pero lo recuerdan.

DAVID LANDEROS; EL INICIO DE LA DECADENCIA

“Con el perdón de aquellos diputados que piensan que ganan muy poquito, ¿acaso no es suficiente ya estar en este Congreso tan lujoso? Donde podemos mirar la desigualdad de la sociedad, tan sólo con que miren las viviendas de gente tan pobre que está a la orilla de este palacio tan lujoso. Y por si fuera poco, en este Congreso todos cobran por hacer o no hacer su trabajo; esa es una realidad existente señores, varios aviadores en este Poder Legislativo ganando jugosas sumas de dinero”.

Hace exactamente dos años, el entonces diputado de Morena, David Alejandro Landeros, prendía la mecha y unía prácticamente a todas las fracciones legislativas en su contra por la denuncia arriba descrita.

Su pronunciamiento en tribuna en el sentido de que había aviadores en el Congreso del Estado lo confirmó como un diputado ocurrente, sin preparación y sin colmillo político.

Landeros despotricó contra los excesos de los diputados. Contra el salario, contra el ostentoso nuevo edificio y contra el incremento del presupuesto de este órgano. Denunció que en el Congreso había aviadores.

Sus compañeros le perdonaron todo, menos este último.

Libia Denisse García, Elvira Paniagua y Éctor Jaime Ramírez Barba, la del Verde, Beatriz Manrique, y la priista Luz Elena Govea se prendieron y solicitaron a la entonces presidenta del Congreso, Arcelia González, interviniera.

Ramírez Barba en concreto quería recriminarle su ausencia en la sesión anterior pues se había ido a darle la bienvenida a su entonces jefe político Andrés Manuel López Obrador.

Un pésimo lance que marcó a Landeros para el resto de la legislatura. Para empezar, lo fallido de los proyectos de partidos como Morena para entregar candidaturas a personas no preparadas sólo para fingir una inclusión que resulta peor que el agandalle del club de Tobi.

El aún morenista, un  leonés con nula experiencia en la política, pagaba carísimo el noviciado pues desde entonces nadie lo tomó en serio. Sus asesores lo chamaquearon y lo mangonearon hasta el extremo.

La oposición lo hizo su hazmerreír mientras el PAN se comenzaba a frotar las manos para pescar en el río revuelto, no un decepcionado más sino alguien que con sus errores acumulados borró de un plumazo la representación de un partido que picaba piedra en el terruño. Era el principio de su fin.

CARLOS ZAMARRIPA: LOS AVATARES PARA RATIFICARLO

Dicen que no es morbo, ni capricho, locura o vanidad lo que empuja al PAN-Gobierno a retrasar la consumación de la designación de Carlos Zamarripa como procurador de Justicia del estado.

En realidad el retraso se debe a que en la semana en Palacio de Gobierno, había inquietud por las dos interpretaciones que hay en torno a este proceso y el riesgo de que lo que la oposición política ha demandado fuerte y quedito, se pueda convertir en el riesgo de una crisis jurídica de proporciones serias para el propio procurador. Eso dicen.

Y es que, luego de que hace 6 años, Miguel Márquez sólo notificara al Congreso del nombramiento del procurador sin necesidad de llevarlo a votación ni mucho menos debate, cambiar el procedimiento, a ahora sí hacerlo, desataría un problema.

Si partimos de la idea de que la designación de cargos en el gobierno está más allá de sexenios, trienios o cualquier otra temporalidad, Zamarripa ya tiene el nombramiento por parte del Poder Ejecutivo desde que Juan Manuel Oliva lo hizo y Márquez sólo lo confirmó. No necesitaría de un proceso adicional que haga intervenir al Congreso local.

De hacer la ratificación nuevamente, entonces la pregunta sería por qué no se hizo lo mismo hace 6 años. Si no se sometió entonces a la consideración del Congreso local y ahora sí, la duda será ‘¿en calidad de qué ha estado en estos últimos 6 años?’.

Y entonces, eso en el análisis panista acarrearía el riesgo de que más de alguno quiera demandar la nulidad de los actos del Procurador en todo este sexenio. La otra interpretación sugiere que sí debe darse la ratificación. El problema es la consecuencia jurídica que desataría si se hace lo primero.

En otras palabras, en el gobierno estatal no temen a no sacar los votos necesarios porque con los 19 del PAN les basta o a poner otra vez a Zamarripa en calidad de piñata frente a la oposición si ya lo ha estado de cualquier manera en la última semana.

El tema es de análisis jurídico. El hecho es que, a varias semanas de su ratificación ante los medios, el gobernador aun no envía el documento de propuesta al Congreso y eso llama la atención.

Demasiados días para cubrir lo que parecía un formalismo. Y si ya están seguros de la interpretación correcta y del riesgo que les acarrea una de las rutas, ¿qué están esperando?

Con Informacion de: correo

Compártelo

Déjanos tu comentario