En medio de la crisis, Daniel Ortega acepta que una misión de la CIDH visite Nicaragua

14/05/2018 Comentarios

El gobierno de Daniel Ortega autorizó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a realizar una visita de trabajo para observar la situación de los derechos humanos en Nicaragua, país que se encuentra sumido en una crisis y que a la fecha ha cobrado la vida de más de 50 personas.

El gobierno autorizó este ingreso de la CIDH –una de las principales condiciones de la Iglesia para avalar una mesa de diálogo– a través de una carta remitida ayer domingo por el canciller nicaragüense, Denis Moncada, al secretario ejecutivo de esa comisión, Paulo Abrao, y divulgada hoy.

“El gobierno de la República de Nicaragua expresa su anuencia para que en el menor tiempo posible la comisión realice dicha visita de trabajo, con el objetivo de observar in loco (en el lugar de los hechos) la situación de los derechos humanos en Nicaragua en el contexto de los sucesos del 18 de abril” pasado a la fecha, indicó en el escrito el Ejecutivo nicaragüense.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, publicó hoy en Twitter la carta del Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua, en la que acepta la petición de la CIDH de hacer la visita para entrevistarse con miembros del gobierno y la sociedad civil.

En la misiva, Moncada, un general retirado, dijo que facilitarán y brindarán la asistencia necesaria a la CIDH durante su estadía en Nicaragua.

La CIDH, un ente autónomo de la OEA, envió cartas a Nicaragua el 26 de abril y el 10 de mayo pasado en las que expresó su interés, en particular de la nueva relatora para Nicaragua, comisionada Antonia Urrejola, de realizar una visita de trabajo con el fin de observar la situación de derechos humanos en el país.

Asimismo, sostener entrevistas con las autoridades de alto nivel, así como reuniones con organizaciones de la sociedad civil y otros actores relevantes de la sociedad nicaragüense.

El viernes 11, el presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), Leopoldo Brenes, condicionó la convocatoria de la mesa de diálogo nacional al cumplimiento de una serie de “premisas ineludibles” por parte del gobierno y le instó a “dar signos creíbles de su voluntad de diálogo y paz” antes de este lunes al mediodía.

Una de las principales condiciones solicitadas por la Iglesia era “permitir en el menor tiempo posible el ingreso de la CIDH para investigar y aclarar las muertes, y las desapariciones de nicaragüenses”, además de otros requerimientos como el cese de la represión o la supresión de los cuerpos paramilitares.

Este fin de semana, los enfrentamientos entre agentes antimotines y turbas sandinistas contra los manifestantes se multiplicaron por todo el país, siendo especialmente violentos en el departamento de Masaya, a poco más de 25 kilómetros al sureste de Managua, la capital.

Nicaragua cumple hoy 27 días de una crisis que ha dejado al menos 54 muertos, causada por multitudinarias manifestaciones a favor y en contra del presidente Daniel Ortega, que iniciaron con protestas en contra de unas reformas a la seguridad social y que continuaron debido a las víctimas mortales de los actos represivos.

Con información de: Proceso 

Más de:

Déjanos tu comentario