Leyenda de los ahuehuetes

26/10/2016 Comentarios
Leyenda de los ahuehuetes

Yuriria, Gto. -Los tres ahuehuetes Antón Trombón, María Pacueca y el Niño Perdido llevan estos nombres a tres personajes, la historia cuenta que los chichimecas, hicieron prisioneros a la esposa del ministro de la parroquia, Antón Trombón quien al darse cuenta convocó a los agraviados a quienes también les habían hurtado pertenencias y se armaron con flechas, palos y piedras.

Así pues fueron en busca de los chichimecas, quienes emprendieron la huida dejando todo lo robado y fue así como Antón recuperó a su esposa y los demás sus pertenencias, regresando vencedores y en memoria de aquel hecho decidieron plantar los tres ahuehuetes.

El niño perdido hijo de estos dos personajes, quien se perdió en la revuelta y no pudo ser recuperado, hoy día puedes visitar a estos tres personajes a un lado del convento, en los llamados pastos.

Sabias Que…

1.- Sus nombres: “Antón Trombón, María Pacueca y el Niño Perdido”.

2.- Fueron plantados en memoria al triunfo de Antón Trombón ante los indios que habían saqueado el pueblo.

3.- Sus nombres se deben al matrimonio de Antón Trombón y María Pacueca que pelearon para defender el pueblo de los indios chichimecas. El “Niño perdido”, se denomino así ya que el matrimonio perdió a su hijo y nunca fue recuperado por sus padres.

4.- El 30 de diciembre de 1909, por la noche fue quemado el más grande de estos árboles gigantescos, llamado actualmente “Don Juan Trombón” quedando sólo maderas ennegrecidas de su enorme tronco.

5.- El nombre del causante del incendio es Román Molina, queriendo exterminar un nido de tlacuaches que anidaban en una gran oquedad que tenía el tronco de Don Juan Trombón, rellenó esta parte del árbol con sácate y le prendió fuego, ardiendo rápidamente la madera resinosa en forma considerable y difícil de apagar.

6.- Durante el año de 1967, los dos sabinos sobrantes llamados cariñosamente como “Doña María Pacueca y El Niño Perdido” comenzaron a secarse, La dependencia Federal comisionó al doctor Friedrich Stutzner E., de nacionalidad Alemana para el cuidado de los arboles.

7.- El día 5 de abril de 1968 perforan el tronco de “Doña María Pacueca” y rocían dicha perforación con una solución de fenol al 2 por ciento, taponando inmediatamente las perforaciones. Cinco días después del mismo mes se realiza el mismo procedimiento con el ahuehuete del Niño Perdido.

8.- Los resultados fueron negativos y los árboles murieron quedando secos tanto el tronco como sus ramajes, actualmente en sus partes huecas les colocaron ladrillos con mezcla de cemento para construcción, lo cual es contraproducente ya que el tabique succiona la humedad y siempre estarán mojados, aunque no llueva y por lógica siempre tendrán el peso del agua; que podría provocar que se caigan ante el peso del mismo árbol seco.

Compártelo

Más de:

Déjanos tu comentario