Con dos orejas, Roca Rey, fue el gran triunfador de la segunda corrida de Feria Moroleón

17/01/2017 Comentarios
toros 1Moroleón.- El peruano Andrés Roca Rey, con su segundo astado, logro vuelta al ruedo y dos orejas, con salida en hombros, fue el gran triunfador de la tarde.

– El primer espada logro un apéndice con una variada labor, mientras que El Payo, se fue de vacío con sus dos astados.

Moroleón Gto. .- El diestro peruano Andrés Roca Rey,  con dos orejas de su segundo  toro,  cerró plaza y por ello al final fue levantado en hombros. Su alternante Joselito Adame logró hacerse de un apéndice tras una variada labor y Octavio García “El Payo”, con el lote menos propicio, se fue de vacío.

Ante un lleno en el coso “Alberto Balderas”, se lidiaron seis toros de la ganadería  queretana de Barralva, dejándose torear en general, siendo los menos el segundo y el tercero, aunque si sobresaliendo el que cerró la función que fue de vuelta al ruedo.

Abrió plaza el diestro aquicalidense Joselito Adame, quien se enfrentó a un toro llamado “Alcachofo” dándo de inicio una larga cambiada de rodillas cerrado en tablas y ya de pie veroniqueó con gusto y reposo, además de un vistoso quite por chicuelinas que le fue jaleado.

toros 2
Moroleón.- En su segundo y cuarto de la tarde , Adame lo lanceó con atingencia, sobresaliendo un quite por navarras, logro una oreja y el aplauso del respetable.

Con la muleta realizó un trasteo que siempre fue a más y el toro tuvo buenas condiciones, sobresaliendo sus series derechistas y su toreo en redondo. El terminó yéndose a tablas y ahí le porfió Joselito para matar recibiendo, el puntillero levantó al astado y el torero terminó descabellando para ser aplaudido.

En su segundo y cuarto de la tarde ,  Adame lo lanceó con atingencia, sobresaliendo un quite por navarras. Con la sarga ha cuajado una faena más que de pureza, de gusto al público, con molinetes, toreo de rodillas y de mucha alegría y pinturería. Lo finiquitó de estocada ligeramente trasera para lograr cortar una oreja.

El matador queretano Octavio García “El Payo” en el primer astado de su lote que de inmediato evidenció mansedumbre, poco le pudo hacer con el capote y su labor muleteril fue estando muy por encima de su antagonista pues a base de oficio y torerismo le logró sacar un par de tandas de mucho mérito. El toro terminó rajándose, pasó problemas para pasaportarlo y todo quedó en silencio, después de pinchar por cinco ocasiones.

Moroleón.- En su segundo y cuarto de la tarde ,  Adame lo lanceó con atingencia, sobresaliendo un quite por navarras, logro una oreja y el aplauso del respetable.
Moroleón.- A su segundo toro, de nombre “Doctor Manuel”, “El Payo” lo veroniqueó con clase y buen trazo; No acertó al matar, descabelló y fue silenciada su labor.

A su segundo, de nombre “Doctor Manuel”, “El Payo” lo veroniqueó con clase y buen trazo. Su quehacer de muleta lo empezó con más que empeño y haciendo el toreo con solvencia, oficio y evidentes ganas de agradar, con mucho empaque y emotividad a pesar de la poca trasmisión del astado. No acertó al matar, descabelló y fue silenciada su labor.

En el primer ejemplar que le tocó en suerte, que también manseó, el matador peruano Andrés Roca Rey dentro de lo poco que hizo con el capote se le apuntó un variado quite por chicuelinas y tafalleras.

Con la franela se dejó ver por encima del astado, estando más que dispuesto, poco a poco se fue haciendo del “socio” para darle muletazos de mucho mérito, sobre todo al final del trasteo, haciendo todo con quietud y emocionando a la concurrencia, terminó de estocada trasera y caída para dar la vuelta al ruedo.

Y en el burel que cerró el festejo, de muy buen juego, Roca Rey lanceó con temple a la verónica y mejor se vio en un quite variado y lucido.

Con la muleta se fue a los medios para pegar dos cambiados por la espalda sin moverse que emocionaron al respetable para seguir con mucho valor por ambos lados y yendo a más, haciendo el toreo largo, más cambiados por la espalda, toreo en redondo, en total ha sido un trasteo completo que abrochó con una serie de manoletinas para matar de estocada hasta la empuñadura, mortal por necesidad;  y por ello obtener las orejas., vuelta al ruedo al toro y al final ser paseado en hombros.

 

Compártelo

Más de:

Déjanos tu comentario