Primera etapa de remodelación del corredor comercial en el olvido.

19/07/2017 Comentarios
31

Moroleón/Uriangato Gto.- Ninguno de los dos gobiernos se ponen de acuerdo sobre la aplicación de los recursos federales pertenecientes al fondo metropolitano, por eso el proyecto de la remodelación de la imagen de la zona comercial lleva más de un año suspendido y las autoridades locales se niegan a dar información sobre el asunto, la aportación federal a punto de perderse.

En un inicio la primera etapa de la remodelación del corredor comercial iniciaría en la línea divisoria entre los dos pueblos con 200 metros para cada lado, y una inversión de más de 10 millones de pesos, recurso que con el que ya contaban dentro del fondo metropolitano de estos municipios, pero que extrañamente ya no existe, nadie sabe dónde quedo y el IMPLAN de los dos municipios no sabe tampoco nada del proyecto que ya se encontraba terminado.

1ebaf3f1-a553-45a5-8456-f944fd809814

La asignación de recursos que pasaba los 10 millones de pesos de un día para otro desapareció y no se aclaró en qué, por eso los gobiernos municipales mejor quisieron dejar el asunto en el olvido, no se ha hecho ruido sobre esto desde hace mucho y el año pasado afirmaban con bombo y tarola que la obra iniciaría en breve, luego todo fue olvidado, la pregunta es quién se quedó ese recurso.

Con la polémica de la remodelación de las banquetas en la avenida Leovino Zavala, el tema de la remodelación del corredor económico que abarca a Moroleón y Uriangato salió de nuevo a flote y los empresarios han comenzado a preguntarse en qué quedó el proyecto para el mejoramiento de la zona comercial.

Indican que lo último que se supo es que los funcionarios municipales involucrados en el asunto se encontraban buscando recursos para poder desarrollar el proyecto de agua potable y electrificación del corredor comercial, es decir, se les acabó el dinero del fondo metropolitano y no saben ni en qué.

Cabe destacar que al tratarse de una obra con recursos 100 % federales, la asignación de más recursos para desarrollar todo el proyecto podría perderse al término de este sexenio al que le queda poco más de un año.

Las corruptelas y moches entre los dos municipios acabaron con el recurso de más de 10 millones de pesos para empezar con el proyecto, y ahora en complicidad buscan más recursos para los proyectos que curiosamente hicieron falta incluir en el plan maestro inicial.

La molestia de los empresarios textileros se hizo más que evidente y se dicen cansados de que los alcaldes de Moroleón y Uriangato no se cansen de robar a los pueblos que comandan, dicen que están impidiendo el progreso de la región por sus caprichos y por querer servirse con la cuchara grande.

Compártelo

Déjanos tu comentario