¿Por qué tenemos tan malos gobernantes?

01/05/2018 Comentarios
Yuriria, Gto.- Cesar Calderón Rangel, uno de los presidentes más ineptos y corruptos que ha tenido la ciudad de Yuriria, toda la ciudadania Yurirence lo sabe, a su lado aparece su ex tesorero y concuño Pepe Toño Rangel, quienes hicieron lo que quisieron con los dineros del municipio.

Yuriria, Gto.-Quien no sabe gobernarse a sí mismo, no puede gobernar a los pueblos. Los políticos actuales no saben gobernarse a sí mismos; están llenos de astucia, egoísmo, odio, codicia, lujuria, celos, envidia, glotonería, borrachera, etc., etc., etc.

Es absurdo dar el voto para un candidato que no sabe gobernarse a sí mismo, es estúpido elegir un gobernante que no se sabe gobernar a sí mismo. Quien no sabe gobernarse a sí mismo, mucho menos puede gobernar a otros.

Los pueblos han sido víctimas de los gobernantes, han sido engañados miserablemente, y a nadie podemos culpar a excepción de nosotros mismos.

Si el individuo es reflexivo, si estudia la conducta del candidato y ve que este es un zángano, glotón, codicioso, mentiroso, fornicario, lujurioso, adúltero, etc., etc., y no da su voto por él, contribuirá formidablemente para salvar el mundo.

La masa no es sino una suma de individuos, si los individuos no eligen a un candidato perverso, la masa no lo elegirá y así nos salvaremos de los malos gobernantes.

El árbol se conoce por los frutos, tal fruto, tal árbol, frutos buenos, buen árbol, frutos malos, mal árbol como su padre.

Ha llegado la hora de las grandes reflexiones porque vamos muy mal. El mundo está lleno de dolor y no debemos seguir aumentando el dolor eligiendo malos gobernantes.

Los pueblos han sido y siguen en verdad siendo engañados por astutos políticos que lo único que quieren es el placer, el poder y el dinero, eso es todo.

No debemos dejarnos engañar más por su linda  cara, promesas y por los hermosos discursos de los políticos zorros como lo es el cremoso.

Los perversos de la política suelen tener brillantes intelectos y oculta corrupción moral.

Los candidatos a las altas magistraturas gozan mintiendo, prometen maravillas y jamás cumplen lo que prometen.

Los funcionarios públicos de esta época tales como Alcaldes, presidentes municipales, comandantes de policía, jueces, gobernadores, etc., están obligados a robar para tener contentos a sus superiores, se venden y lo que es peor están obligados a venderse para no perder el empleo, esa es la trágica situación de la justicia humana en esta época.

Más de:

Déjanos tu comentario