Plaza textil metropolitana, sin medidas de seguridad adecuadas y a medias

30/10/2018 Comentarios

El empresario ni siquiera se encargó de la colocación de las indicaciones de rutas de evacuación, ubicación de hidrantes, puntos de encuentro en caso de sismo, puntura de las rampas y escaleras y otras medidas de seguridad que siguen faltando.

-Siguen sin levantar las ventas porque la plaza no está terminada, el constructor ya ni se para en el lugar.

Moroleón. Gto.- El elefante blanco más grande de los últimos tiempos en la zona metropolitana del sur del estado sigue dando de qué hablar, pues los comerciantes involucrados en el proyecto en su mayoría se sienten estafados y defraudados porque se les entregó un proyecto a medias que no se acerca ni un poco al gran proyecto que les presentaron desde el 2015, todo está hecho con los pies y el constructor Jaime Arévalo ni siquiera se molestó en terminar totalmente la construcción del centro expositor textil.

La molestia para los mismos locatarios y para los consumidores es que ni siquiera se cuentan con las medidas de seguridad apropiadas para la comodidad de todos, pues ni siquiera las rutas de evacuación están bien definidas y los empresarios consideran que aún le falta mucho a la plaza para que quede un poco decente y puedan atraer verdaderamente a los compradores.

La falta de agua es otra de las múltiples quejas que se tienen en la plaza textil, porque ni siquiera se han realizado las pruebas requeridas con los hidrantes para los bomberos, y en algunos locales la falla del drenaje sigue presente desde hace unos meses, de esto tampoco saben cuándo se pueda arreglar el asunto porque la constructora Allien nunca les dijo que lo resolvería y como era de esperarse ya ni siquiera responden a los reportes de fallas en la infraestructura de los edificios textiles.

No se tienen ni extintores en los locales que ya han abierto sus puertas, ni siquiera se les han pedido estas herramientas de seguridad a los comerciantes, lo malo es que si no hay agua y se presenta un incendio sería muy difícil controlarlo porque ni la constructora ni los empresarios cuentan con las medidas de seguridad necesaria para poder operar la plaza, o sea, que se encuentra a medias y no tienen ni la más mínima comodidad que ofrecer a los compradores que vienen de fuera o a los mismos ciudadanos de la zona.

Los locatarios también tienen que desembolsar dinero para poder pagar la seguridad privada con la que cuentan las 24 horas del día porque ni siquiera se ha llegado a un acuerdo con la dirección de seguridad pública para la vigilancia de la zona, siguen dando dinero a una empresa privada y siguen sin vender nada, a este paso quedarán en la ruina.

Son muchas irregularidades las que presenta la plaza y la mesa directiva sigue prometiendo que se irán arreglando, mientras la constructora ya no se hace cargo de ninguna falla que dejó en la construcción que dicen no está terminada totalmente.

Compártelo

Más de:

Déjanos tu comentario