Bajan remesas en Moroleón, Uriangato y Yuriria, migrantes no quieren venir por violencia

06/11/2018 Comentarios

-Una gran cantidad de paisanos que radican en la unión americana decidieron no venir por inseguridad, por lo tanto el envío de dinero disminuyó.

-Yuriria era el décimo municipio con mayor recibo de divisas, ahora no les llegan ni el 60 por ciento de lo que esperaban, Moroleón y Uriangato igual.

Moroleón/Uriangato/Yuriria, Gto.- La economía local en el sur de Guanajuato atraviesa desde hace tiempo una de las peores crisis de las que se tenga registro, pues no es para nadie ajeno que gran parte del sustento económico en estos municipios se basa en gran porcentaje de la recepción de divisas provenientes del extranjero, mismas que esta año bajaron más del 50 por ciento.

Los alcaldes, sobre todo el reelecto Jorge Ortiz, siguen pensando erróneamente que la inseguridad no afecta a otros sectores de la zona metropolitana, pero este es otro de los muchos ejemplos contraproducentes que ocasiona la ola de violencia en los tres municipios del sur del estado que también sufren de robos, asaltos, asesinatos y desapariciones forzadas.

Las remesas en las zonas rurales de estos 3 pueblos son de vital importancia para la economía de muchas familias, para que el sustento económico de la zona no se venga abajo y para que muchas familias no se queden en la pobreza extrema, pues los paisanos son los que se encargan de mantener la economía a flote, pero la inseguridad está acabando con esto.

Pero este año el envío de dinero disminuyó considerablemente y muchas familias han relacionado esto con la escasa seguridad en la región y la ola de violencia que no ha parado desde el 2017, pues sus familiares que radican en Estados Unidos no acudieron este año a visitar su tierra, tampoco enviaron mucho dinero.

Muy pocos paisanos se animan a venir a pasar sus vacaciones a sus pueblos de origen porque los robos, los asaltos, las ejecuciones y las desapariciones forzadas han sido el pan de cada día en estos territorios vecinos desde hace casi 2 años y la tranquilidad es una esperanza que han visto ya muy lejana a como están las cosas.

Mientras tanto los alcaldes de las nuevas administraciones sólo se dedican a prometer que la paz y tranquilidad regresarán a los municipios del sur, pero no dicen cómo ni cuándo pueda llegar a ser esto posible pues la seguridad está en sus peores cifras desde los últimos años, ni siquiera los paisanos quieren arriesgarse a venir a una tierra sin ley.

Compártelo

Más de:

Déjanos tu comentario