Funcionarios de Guerrero presumen lujos

17/02/2017 Comentarios
Rahel Ávila Guzmán

CDMX.- A pesar de que el gobernador priista Héctor Astudillo Flores presentó un plan de austeridad en esta entidad colapsada por la narcoviolencia, corrupción y miseria, sus colaboradores siguen viajando en aviones privados y exhibiendo lujos en redes sociales.

Ayer, el director general de medios electrónicos de la Secretaría de Fomento Turístico (Sefotur), Rahel Ávila Guzmán, presumió en la red social Instagram una foto donde posa a bordo de un jet privado desde la exclusiva terminal ICCS del aeropuerto internacional de Monterrey, Nuevo León.

El joven funcionario estatal es hijo de la actual regidora de Acapulco, postulada por Movimiento Ciudadano (MC), María Antonieta Guzmán Visairo, y se desconoce si el viaje en el jet privado fue por cuestión laboral o se trató de un paseo personal.

Por su parte, el director de Comunicación Política del gobierno astudillista, Alejandro Hernández Lotzin, también exhibió fotografías en la misma red social, descansando en el destino turístico de Bacalar, en el estado de Quintana Roo.

Alejandro Hernández Lotzin, director de Comunicación Política del gobierno astudillista. Foto: Instagram / alejandrolotzin85

Alejandro Hernández Lotzin, director de Comunicación Política del gobierno astudillista. Foto: Instagram / alejandrolotzin85

Ambos casos reflejan los excesos y opacidad que han caracterizado la administración de Astudillo Flores, quien el pasado 22 de enero presentó un plan de austeridad, luego del incremento al precio de los combustibles, alza que desató la indignación social ante el despilfarro y opulencia que caracteriza a la clase política.

En ese entonces, el mandatario anunció la cancelación de la renta de aeronaves particulares, luego que Proceso dio a conocer que desde finales de 2015 el mandatario y su gabinete se desplazan en la entidad a bordo de una flotilla de helicópteros de una empresa privada, sin informar el procedimiento de adjudicación y monto del contrato, aunque compañías de este tipo ofrecen sus servicios en el mercado por no menos de 3 mil dólares la hora.

No obstante, los funcionarios del gobierno de Astudillo siguen utilizando aeronaves privadas y exhibiendo excesos en redes sociales a pesar de la dramática situación que se vive en la entidad, donde la pobreza y marginación en la que vive la mayoría de la población contrastan con la opulencia de la clase política estatal.

Con información de Proceso

Compártelo

Déjanos tu comentario