Autodefensas en Guerrero rechazan dejar las armas; “Astudillo no sabe lo que dice”, aseguran

24/07/2017 Comentarios

Chilpancingo, Gro.-El líder del grupo de autodefensa de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), Bruno Plácido Valerio, dijo que el gobernador Héctor Astudillo Flores es “un tonto o no sabe lo que dice” y advirtió que mientras las autoridades de los tres niveles y el Ejército no garanticen la seguridad de la población, no van a dejar las armas.

El activista indígena consideró que los señalamientos del mandatario en el sentido de que las guardias comunitarias, entre ellas la UPOEG, están vinculadas con el narco, se trata de una estrategia para debilitarlos “porque vienen las elecciones de 2018”, indicó.

Por ello, anunció la conformación de un consejo estatal de autoridades comunitarias -similar al esquema que dirige a la Policía Comunitaria de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC-PC)- para evitar el desarme anunciado por el gobierno y la desarticulación de su movimiento en el contexto del proceso electoral del próximo año.

Incluso, Plácido Valerio rompió un pacto que tenía con el gobernador Astudillo al afirmar que no entregará a ninguno de los miembros de la UPOEG, acusados por autoridades ministeriales de asesinar a siete personas, entre ellas dos niños y tres mujeres, el pasado 9 de junio en San Pedro Cacahuatepec, zona rural del puerto de Acapulco.

“Está suspendido el acuerdo, porque no soy chaquetero para entregar a ningún compañero, porque a mí no me gustaría que me entregaran. Sería un mal mensaje que yo mande de traición que golpea a todos ustedes”, indicó Plácido Valerio y remató:

“Los grandes capos se empezaron a traicionar unos a los otros y ahora como se han hecho pedazos, todos son jefes y todos están muriendo”.

Así lo dijo, durante una reunión de la UPOEG realizada ayer en Playa Tortuga del municipio de Marquelia, en la región de la Costa Chica.

En el lugar, acordaron que en septiembre próximo deberá estar conformado el Consejo Estatal de Autoridades Comunitarias del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana (SSJC), para confrontar la intención de desarme de las policías comunitarias que anunció Héctor Astudillo desde abril pasado.

En su discurso, el líder de la UPOEG dijo que su organización armada “afectó intereses muy fuertes” por asumir las funciones de seguridad en poblados de Acapulco, la Costa Chica, Centro y la Sierra de la entidad.

“Ya están chingando mucho de que Bruno y la narcoUPOEG, es sano que venga el Consejo porque nadie puede ser vitalicio en el poder”, expresó Plácido Valerio.

El Consejo de autoridades de la UPOEG, agregó, pretende renovar los espacios de dirección de la organización armada para desplazar las decisiones verticales y regular la actuación de los policías comunitarios que son acusados de tener vínculos con la delincuencia y permitir secuestros, asesinatos y extorsiones en sus territorios.

Bruno Plácido consideró que después de las primeras elecciones por usos y costumbres que se realizarán en Ayutla -tras una batalla legal de la UPOEG en tribunales electorales-, todo cambiará para el grupo de autodefensa afincado en ese municipio de la Costa Chica.

“Si vamos a cambiar es para el bien de nuestros hijos y la organización, porque se van a ver mal mañana que ni machetes traigan y se van a ver humillados”, expresó el líder del grupo armado.

Sobre el señalamiento que hizo el gobernador Astudillo Flores, en el sentido de que los grupos de autodefensa que operan en la entidad como la UPOEG, están coludidos con el narco y actúan al margen de la ley, Plácido Valerio consideró que el Ejecutivo “está muy tonto o no sabe lo que dice”.

Por ello, consideró que mientras el gobierno de Guerrero no garantice la seguridad a la sociedad, no le puede exigir a los grupos de autodefensa que dejen las armas y se replieguen.

Inf: Proceso.co

Compártelo

Más de:

Déjanos tu comentario