Encañonan a periodistas en Sonora; señalan a grupo armado ligado con tío de la gobernadora

14/03/2018 Comentarios

Un grupo de cinco reporteros que realizaba una investigación en el ejido El Bajío en Caborca, Sonora, fue retenido, encañonado y amenazado por un comando presuntamente al servicio de Rafael Pavlovich, tío de la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano.

De acuerdo con los testimonios de las víctimas (identificadas por Apro), el lunes 12 por la tarde entrevistaban a ejidatarios de la zona que están amenazados –tres integrantes de la comunidad fueron levantados y están en calidad de desaparecidos– tras ganarle un pleito legal a la minera estadounidense Penmont, socia de la minera La Herradura, propiedad de Alberto Bailléres, cuando un grupo de encapuchados llegó a bordo de una camioneta Suburban negra y le apuntó con armas largas.

Según los relatados recabados, los reporteros fueron recargados sobre su vehículo, les quitaron sus identificaciones y los interrogaron.

Vía telefónica, los periodistas explicaron a esta agencia informativa que los agresores, mientras los tenían encañonados, les dijeron que protegían los “intereses de Rafael Pavlovich” en el ejido El Bajío.

Los periodistas explicaron que acudieron al ejido como parte de una investigación sobre la industria minera en Sonora, y anunciaron que interpusieron una denuncia ante el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas del gobierno federal.

Con negro historial

Rafael Pavlovich enfrenta dos demandas ante la Fiscalía General de Justicia de Sonora por la desaparición de tres ejidatarios.

El 3 de septiembre de 2017, el presidente ejidal, José de Jesús Robledo Cruz, fue secuestrado por un comando que lo interceptó a fuera de su domicilio. Hasta la fecha se desconoce su paradero.

Un mes después, un grupo de ejidatarios fue agredido y amenazado por hombres armados que quemaron algunos de sus vehículos, y en febrero pasado, en un ataque armado, dos ejidatarios fueron secuestrados, los cuales también permanecen desaparecidos.

El grupo de periodistas explicó que el lugar en el que fueron amenazados no pertenece a la minera, sino a los ejidatarios, y recordaron que en noviembre del año pasado la policía estatal desalojó a un supuesto grupo de seguridad contratado por el tío de la gobernadora de Sonora, quien, afirman, busca quedarse con los terrenos ricos en oro.

El abuso

Los terrenos del ejido El Bajío fueron explotados ilegalmente por la Minera Penmont, la cual se apropió durante 17 años de varias hectáreas de para la extracción de oro.

La explotación ilegal terminó cuando un Tribunal Agrario le dio la razón a los campesinos y obligó a la empresa estadunidense a devolver las tierras y reparar los daños.

Tras perder el juicio, Penmont debió pagar unos 300 millones de dólares a los ejidatarios por usufructuar sus terrenos; hasta el momento no ha cumplido.

Según testimonios, el tío de la gobernadora Pavlovich pretende ser parte de los dueños de los terrenos ejidales para traspasarlos a la firma china New Best International Mining Investment Group SA de CV.

Con información de: Proceso 

Compártelo

Más de:

Déjanos tu comentario