En busca de la seguridad. Hoy estamos escribiendo la historia de México con sangre

07/06/2018 Comentarios

Hoy estamos escribiendo la historia de México con sangre. La violencia política suma más de 100 muertos vinculados a candidaturas en este proceso electoral, siete periodistas ejecutados en lo que va del año y el incremento del robo a transporte de carga que se disparó 500%, de acuerdo a las cámaras empresariales. Y por si no fuera poco, la reprobable agresión que recibieron los marinos por parte de civiles en Ciudad Guzmán, Jalisco.

Son muchos los delitos que se cometen en el país; en las últimas semanas hemos escuchado a candidatos ofrecer la fórmula mágica para eliminar la violencia e inseguridad. Pero la sociedad mexicana ya está en el límite; le urge tener certeza porque cada día enfrenta más riesgos. Los ciudadanos que buscan un cargo en la administración pública y fundamentalmente en las áreas de Seguridad deben trabajar de manera seria por el restablecimiento del Estado de Derecho, lograr erradicar a los intocables de la justicia y así conseguir el fortalecimiento de las instituciones.

En marzo de este año, el contraalmirante Martín Barney, director del Instituto de Investigaciones Estratégicas de la Secretaría de Marina, alertó en la Cámara de Diputados sobre la injerencia del narco en las campañas de este proceso electoral. En abril, esto se confirmó cuando el obispo Salvador Rangel, de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, declaró que se encontró con líderes de organizaciones criminales que operan en esa zona de Guerrero, y les pidió paz en la región.

La capacitación de policías municipales y estatales es el compromiso de alcaldes y gobernadores. Pero no se tienen avances, porque las zonas de la República de alto riesgo son apoyadas por las Fuerzas federales y las autoridades locales evaden su responsabilidad. Como lo vimos en San Martín Texmelucan, 113 “policías” fueron acusados de usurpación de funciones y sus mandos, de cobrarles para evitar las pruebas de control de confianza.

En México, debemos ejercer presión como ciudadanía para que los políticos se comprometan. Tenemos que frenar la violencia en todas sus presentaciones. Y los candidatos no deben hacer promesas sin sustento, ya que resulta fundamental que hagan propuestas y planes de cómo enfrentar a la delincuencia para trabajar en lo que parece inalcanzable: la certidumbre y la paz de la sociedad mexicana.

Con información de: 24 Horas 

Compártelo

Más de:

Déjanos tu comentario