SALUD MENTAL, TAREA PENDIENTE DE MÉXICO

10/10/2018 Comentarios

En el país más de 16 por ciento de la población padece alguna enfermedad mental, sin embargo muy pocos reciben un tratamiento adecuado por la estigmatización que existe sobre estos padecimientos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala la relevancia de los programas preventivos del suicidio y el apoyo de medios de comunicación y organizaciones para informar a la población sobre este tema; pues, de acuerdo con sus cifras, cada 40 segundos se suicida una persona en el mundo, y al año, cerca de 800 mil.

Para Gabriela Cámara, presidenta honoraria y fundadora de Voz Pro Salud Mental Ciudad de México (VPSM CDMX), en el país sí se ha vivido un cambio, la gente ya habla más de la salud mental, del estigma, de que el cerebro también se enferma.

“Realmente sí ha habido un cambio, pero estamos lejísimos de que podamos decir que somos una sociedad incluyente en la que logramos detectar a tiempo el comienzo de un trastorno mental, seguimos cargando este estigma tan terrible que por siglos ha estado”

– Gabriela Cámara

Especialista

FALTA MUCHO POR HACER

Desgraciadamente todavía existe la creencia de que las personas que padecen de una enfermedad mental son capaces de curarlas por ellas mismas, que sólo es cuestión de carácter porque no las vemos como enfermedades. Las estadísticas en México muestran que un buen diagnóstico de depresión puede tardar hasta 30 años, mientras que uno de trastorno bipolar hasta 8. Esos datos reflejan lo rezagado que está el país en este rubro.

“Tenemos casos de chicos que nos cuentan que si les dicen a sus amigos que están consumiendo drogas pues lo toman como buena onda, pero si les dicen que están yendo al psiquiatra o tomando una pastilla psiquiátrica, hasta se asustan y dicen ‘tú si estás grueso. Sigue ese estigma entre nosotros”, narra la fundadora de VPSM CDMX.

Cámara asegura que en México más de 16 por ciento de la población padece alguna enfermedad mental, la número uno es la depresión que afecta a un 8 por ciento, luego está el trastorno bipolar con un 2 por ciento, esquizofrenia con 1 por ciento y el trastorno de ansiedad lo presenta por lo menos una vez en la vida 14 por ciento de la población.

Las estadísticas en México muestran que un buen diagnóstico de depresión puede tardar hasta 30 años

“Este trastorno se confunde muchas veces con un ataque cardiaco, entonces los pacientes acaban en salas de urgencia y los doctores se dan cuenta que el corazón no tiene nada, a veces se burlan de ellos, no son tomados en cuenta ni son referidos al psiquiatra, por esto tienen recaídas y se puede volver un problema crónico”, afirma la especialista.

PRIMERAS SEÑALES DE LA DEPRESIÓN

Gabriela Cámara menciona que el tiempo es un factor valioso en el combate de cualquier enfermedad, por lo que detectar los primeros síntomas es clave para poder obtener buenos resultados. Por ello comparte las primeras señales que muestra una persona que padece depresión. Y resalta que es más fácil que los síntomas sean detectados por familiares o amigos del paciente porque éste les resta importancia y se miente diciéndose que es algo pasajero.

“Cuando vemos que hay un cambio drástico de las conductas, que deja de hacer cosas que antes le gustaban, como gente que hacía mucho ejercicio y de repente ya no, o personas que les gustaba mucho tener un grupo de amigas y se vuelven solitarios. También están los que tenían muy buenas calificaciones y de repente hay una baja muy drástica o en el trabajo eran muy productivos y de repente dejan de serlo porque están cansados. Un síntoma es no tener ganas, no tener energía”, aclara Cámara.

La falta se sueño, cambios de hábito, consumo de drogas, mala higiene, dejar de comer o empezar a hacerlo de más, son factores que indican que algo no está bien con la persona.

“Muchas veces la familia lo aminora, dice que solo se le va a quitar, que es algo normal por el tipo de vida, que es parte de una etapa, pero esas ideas hacen más grande el problema. Lo que se debe hacer es acudir a un especialista para hacer una evaluación y saber cuál es el diagnóstico”, precisa la experta.

El problema de una depresión mal atendida es que puede llevar al enfermo a cometer un acto suicida que muchas veces queda sólo en un intento, sin embargo pueden tener repercusiones sobre la salud del individuo. Si una persona ha fallado, en caso de no haber sido tratada, es probable que lo repita usando un método más letal, de acuerdo con la OMS, el 25 por ciento de los intentos de suicidio son reincidentes, y el 10 por ciento se logra en un plazo de 10 años.

Información de VPSM CDMX señala que las mujeres son más propensas a pedir ayuda, mientras que los hombres no la piden por la educación que han recibido, todavía está el machismo muy fuerte que les impide llorar, sentir; en cambio se ven obligados a tener que poder con todo.

“El hombre tiende a negar el problema de la depresión y la manera en la que lo maneja es consumiendo mucho más alcohol, empieza a tener conductas muy agresivas y a estar de mal humor, le echa la culpa a todos para no admitir que tiene un problema”, menciona Cámara.

También explica que al intentar suicidarse, las mujeres lo hace con métodos menos precisos, mientras que los hombres son muy certeros.

Por ello, a través de VPSM CDMX expertos se dedican a fomentar la psicoeducación de familiares y pacientes que sufren algún trastorno psiquiátrico, también forman grupos de apoyo, cine-clubs, y luchan por los derechos de las personas con enfermedades mentales o discapacidad psicosocial.

“Organizamos el primero foro de salud mental en la Cámara de Diputados en 2006 debido a que se destinaba para Salud Mental sólo el 0.7 por ciento del presupuesto de Salud, después de algunos años logramos, junto a otras organizaciones, que se destinara el 2 por ciento, aunque la OMS dice que debería ser 10 por ciento”, finaliza Cámara.

ENTENDIENDO LA DEPRESIÓN

Antes de cometer un acto suicida, la mayoría de las personas pasan por varias fases, muchas veces detectables:

¿CÓMO APOYAR A UNA PERSONA EN PELIGRO DE SUICIDIO?

  1. Busca ayuda profesional: No intentes solucionarlo por tu cuenta. La persona requiere de atención psicológica y psiquiátrica inmediata.
  2. Informa a su familia: Es el ambiente donde la persona puede ser supervisada y referida a un profesional.
  3. No evites el tema: Contrariamente a la creencia popular, incitar a una persona a hablar de sus intenciones no aumentará el riesgo de que lo lleve a la acción, sino lo disminuirá.
  4. No menosprecies sus intenciones: No lo ignores ni lo tomes a broma; también por ningún motivo lo retes a llevarlo a cabo, pues esto aumentará el riesgo y puede traerte repercusiones legales.
  5. Aparta de su alcance objetos: Punzo-cortantes (cuchillos, tijeras, láminas), contundentes (martillos, herramientas pesadas), de vidrio (vasos, botellas), productos de limpieza, jeringas, medicamentos y armas.

¡PIDE AYUDA!

  • Voz Pro Salud Mental (55) 1997 5040 y 41CONADIC: 01800 710 0900
  • Instituto Nacional de Psiquiatría (INPRFM): 56552811, 41605000
  • Centros de Integración Juvenil (CIJ) CDMX: 52121212
  • Call Center UNAM: 56222288
  • SAPTEL: 01 800 472 78 35 ó 52598121 (24 hrs.)

Compártelo

Déjanos tu comentario