Don Gato. Detrás de la feria de Moroleón

07/01/2017 Comentarios
!Don Gato! Ahora si traigo la garra afilada

Por Don Gato

Artemio Zavala Torres

¡Muy ojón para ser paloma!

Cómo cada año los ciudadanos del pueblo feliz y todos sus alrededores, esperan con ansia las fiestas patronales de Enero en honor al Señor De Esquipulitas.

Y de igual forma vemos cómo la rapiña se apodera de la fiesta, que cada años es menos del pueblo y más de unos cuantos vivales que solo atienden a sus propios intereses.

Ahora la familia Torres es la ganona en este asunto ya que de “muy buena voluntad” “prestaron” el terreno de la explanada 12 de octubre para que se instale en ese lugar la feria de Moroleón y sin recibir un solo centavo, bien buenas gentes ellos…

Lo que no dicen es que ellos mismos van a desarrollar un complejo comercial en ese lugar y  el demoler las estructuras, edificaciones,  así como el mejoramiento y limpieza del terreno les costaría por lo menos 1 millón y medio de pesos, por lo tanto estas “amables” personas pactaron con la presidencia municipal para que hicieran la feria en ese predio ¡nomas que lo limpiaran! pero que ellos no cobrarían arrendamiento ni nada por el estilo. Pero aaah que ellos, la familia Torres se quedarían con el negocio del estacionamiento usted sabe para las cocas.

Después del berrinche que hizo el regidor Artemio Zavala Torres con el tema de los fraccionamientos, ya que no le permitieron llevarse su mochada, se tiró al piso boca abajo y se hizo el enojado. Como todo niño berrinchudo, por lo que le pregunto el presidente que con que se contentaría y ya ustedes se imaginan su respuesta.

Hoy día se está trabajando a marchas forzadas para tener listo el terreno para la inauguración de la feria y dejárselo a la familia del Regidor bien lavado y planchado para iniciar los trabajos de construcción del tianguis que le hará la competencia a la Plaza Textil Metropolitana, que por cierto, ellos mismos le vendieron en 42 mugrosos milloncillos.

El regidor Artemio Zavala Torres se persigna y se rasga las vestiduras cuando escucha la palabra corrupción y, a lo que gestionó para él y su familia ¿cómo se le llama?

Los únicos felices de todo este embrollo son los rodeteños quienes nunca antes habían tenido tres fiestas en su pueblo, la de septiembre, la de diciembre y ahora la de Moroleón que será en terreno de ellos.

Seguiremos viendo cómo cada año se pasan la estafeta de la corrupción bajo la bandera de la “Fiestas de Moroleón”  en cuanto a las otras transas del comité de feria, luego les cuento…

Compártelo

Déjanos tu comentario