Peña Nieto al borde del abismo

07/01/2017 Comentarios
EPN

Redacción.- Enrique Peña Nieto, Presidente de la República Mexicana, se encuentra en el momento más crítico de su sexenio al frente de la presidencia. En el comienzo de su cuarto año y penúltimo año de mandato se encuentra sumergido en la desaprobación del pueblo mexicano con apenas un 25% de respaldo de la sociedad. En diciembre del 2016, en los últimos días del año pasado, Peña Nieto tomó la decisión que quizá sepultará las aspiraciones del PRI para retener la Presidencia de la República en las elecciones del 2018, hablamos del polémico “gasolinazo” que ha hecho estallar la ira de la sociedad en contra de un mal Gobierno.

Al inicio de su gestión, el originario de Atlacomulco, Edo de México. Era considera a nivel nacional e internacional como “El Kennedy” mexicano por su alta popularidad y cercanía con la población. Como Presidente de México negoció con las principales fuerzas políticas del país (PAN y PRD) las llamadas “Reformas Estructurales”, las cuales sentarían las bases para un crecimiento económico considerable en favor de los mexicanos. Era considerado por figuras políticas internacionales como “Reformador”, incluso era portada de revista en los principales diarios de interés político del mundo, cabe recordar que la prestigiada revista TIME le dedicó un número completo y la imagen de Peña Nieto aparecía en portada bajo el título de “Saving Mexico”.

 Y es que tenía el voto de confianza de todas las instituciones civiles, empresariales, sector privado, clase política, etc. Después de lograr el llamado “Pacto por México”, donde se alió con el PAN para sacar adelante la polémica “Reforma Energética” que consideraba la participación de empresas extranjeras como socio de PEMEX, o sea se reformaría el artículo 27 de la Constitución para permitir la participación de capitales privados en una empresa de la nación. Con el PRD gestó la “Reforma Hacendaria” con la cual sólo existiría un régimen de contribuyentes, dicha Reforma le daba más herramientas y atribuciones al FISCO mexicano para obligar a la población a pagar impuestos. Posteriormente se promulgo la Reforma Educativa que eliminaba los grandes beneficios con los que contaban los sindicatos.

Avanzando el tiempo de su sexenio, las polémicas y alabadas Reformas de Peña Nieto no generaban el impacto necesario, sobre todo en el crecimiento económico del País. La economía crecía a niveles raquíticos, apenas un 2% sobre un 6% que se había contemplado. La Reforma Energética no terminaba por “carburar” los precios de los combustibles seguían encareciendo así como de la electricidad lo cual aunado al difícil entorno económico del País la sociedad de todos los niveles comenzaba a impacientarse ante los malos resultados de las Reformas de Peña. El Gobierno de la Repúblico realizó una masiva campaña de información en los medios nacionales argumentando que el País iba en dirección correcta gracias a la promulgación de las Reformas, que el tiempo pondría todo por el camino correcto y los logros se verían reflejados.

En noviembre del 2014 sale a la luz una investigación por parte de Carmen Aristegui donde detallaba que el Presidente, en particular su esposa, Angélica Rivera de Peña poseía una casa con valor de alrededor de 7 MDD en uno de los fraccionamientos más exclusivos del País. Dicha investigación reflejaba cómo “Grupo Higa” una de los principales empresas beneficiadas durante el sexenio de Peña Nieto había vendido a la Señora Rivera la llamada “Casa Blanca”. Esta investigación relató la red de corrupción y favoritismo de Peña Nieto y en general de su Gobierno hacía cierto grupo de empresas. Dicha investigación cimbró fuertemente la popularidad del presidente además de que la situación económica de México cada vez era más complicada.

La desaparición de los 43 Normalistas de la Escuela Normal de Ayotzinapa en el Estado de Guerrero fue otro duro golpe en la credibilidad del Gobierno. Por una parte las versiones y conclusiones de parte de las instancias encargadas para resolver el crimen nunca fueron claras, al contrario la llamada “verdad histórica” elaborada por la PGR  encabezada por Jesús Murillo Karam (uno de los hombres más cercanos al presidente) conforme iba pasando el tiempo generaba más dudas que respuestas. Al contrario generó la desconfianza de la capacidad del Estado Mexicano para resolver dicho crimen así como de la complicidad y/o encubrimiento de las corporaciones policiacas en general con el crimen organizado, incluso el ejército se vio manchado por esta situación.

Cuando más se dudaba de la capacidad de Enrique Peña Nieto como Presidente de la República y de las instituciones bajo su mandato. El capo Joaquín “El chapo” Guzmán se fuga del penal de máxima seguridad del Altiplano ubicado en Almoloya de Juárez. “El Chapo” se fugó al estilo de una película de acción, con la construcción de un túnel llegaron a su celda y en cuestión de segundos el narcotraficante más buscado del mundo se había fugado por segunda vez. Era evidente la complicidad de autoridades del penal al no percatarse de que alguien construía un túnel para liberar al capo Sinaloense.

A la mitad del mandato de Peña, la situación económica del País empeoraba, las Reformas Estructurales no influían de manera positiva en el crecimiento económico. Al contario la Reforma Hacendaria entorpecía y complicaba la recaudación fiscal fomentando la economía informal, lo cual era la dirección contraria de la razón principal de esta Reforma. Por su parte el combustible y energía aumentaban de precio lo cual se había argumentado que gracias a la Reforma Energética estos disminuirían, era evidente que el Gobierno de Peña se había equivocado, el arquitecto de esta estrategia Luis Videgaray Cossío, el hombre más cercano a Peña, se había equivocado y el hartazgo social comenzaba a presentar señales de alarma. Por si fuera poco, en los medios se comenzó a filtrar la gran vida que gozaba la familia presidencial, principalmente la Primera Dama de México. Angélica Rivera era captada en imágenes y posteada en medios mostrando la gran vida que se daba al igual que su hija, además los hijos de Peña (de su primer matrimonio) también era noticia por las vidas que gozaban.

En el escenario previo de las elecciones en Estados Unidos, Peña asesorado por su Gabinete deciden extender una invitación a Donald Trump, quien desde un inicio de su precampaña dirigió sus artillerías en contra de México, los migrantes mexicanos. Trump nunca moderó su discurso en contra del pueblo mexicano al contrario radicalizó aún más su discurso nacionalista. Trump pisó suelo mexicano a inicios de Septiembre, en una breve visita saludó a Peña Nieto y miembros del Gabinete, entre ellos Luis Videgaray. Posteriormente Trump regresó el mismo día a suelo americano, específicamente Arizona donde tenía acto de campaña por la noche. México entero se encontraba en vilo esperando cual sería el discurso del candidato demócrata. Trump despejó cualquier duda, México enemigo de E.U.A., afirmó que México si pagaría el muro y ahora sería del doble del tamaño. Una burla hacía la nación mexicana sin duda alguna. Enrique Peña Nieto recibió cantidad inimaginable de comentarios negativos por haber gestado esta visita. Ante esto el presidente lucía desgastado y su semblante feliz ahora era de cansancio y se le miraba molesto en las entrevistas que daba.

La corrupción despuntó durante el sexenio de Peña, los llamados moches de políticos a cambio de ofrecer contratos, empresas ligadas a servidores públicos, y el desfalco de Gobernadores principalmente del PRI fueron noticia día a día. La gota que derramó el vaso fue Javier Duarte en Veracruz, quien cínicamente planeo su fuga para evitar ser aprendido por el desvío de recursos públicos en casi 30,000.00 MDP, el saqueo al erario público del Gobierno de Veracruz era evidente. Múltiples pruebas fueron presentadas en los medios de comunicación de la red de corrupción del priista Javier Duarte, las denuncias de la SFP (Secretaría de la Función Pública) estaban hechas, además el SAT ya tenía listo el expediente para ejercer el castigo de los culpables. Peña sabía el costo político que causaría esta decisión, espero hasta el último momento para decidir lo más viable, atrapar a Duarte. Lamentablemente el veracruzano ya había abandonado el país.

Con la decisión de eliminar el subsidio a la gasolina, Enrique Peña Nieto, ha terminado por matar alguna posibilidad del PRI para mantener la Presidencia rumbo al 2018. Todo parece indicar que terminará por ser uno de los presidentes más cuestionados y que pocos resultados dio. Si bien es cierto el subsidio a los combustibles es ya insostenible, quedó claro que las Reformas de EPN fueron un fracaso al igual que su mandato.

Las protestas en todo el país han mostrado el enojo del pueblo mexicano, los saqueos, el vandalismo, los bloqueos carreteros, la toma de gasolineras, es la muestra de un pueblo molesto y hastiado de la clase política. La sociedad mexicana está harta de los abusos de la clase política, de los altos sueldos que gozan funcionarios públicos, simplemente cada uno de los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación recibió medio millón de pesos en aguinaldo, los diputados aparte se dieron una comisión extra por $150,000.00 cada uno, los funcionarios del INE por el mismo camino. De ese despilfarro está harto México. ¿Dónde queda la austeridad de parte del Gobierno? México está al borde de un caos macroeconómico. PEMEX está al borde de la quiebra, lo poco que queda de esta empresa de la Nación está en venta a las corporaciones petroleras del mundo. Las pifias de EPN, han costado caro, al punto de que la figura presidencial no tiene ya respeto alguno. Peña se encuentra en el peor momento de su Gobierno, ante una situación adversa y poco favorable, ¿Qué pasará en el resto de su mandato?

Compártelo

Más de:

Déjanos tu comentario