"> De la totalidad de mujeres muertas con violencia en América, más de la mitad son mexicanas

De la totalidad de mujeres muertas con violencia en América, más de la mitad son mexicanas

21/11/2017 Comentarios
DPKYZEoVwAI7b18

-Don Juan Sandoval Íñiguez y las mujeres

CDMX.- Datos proporcionados, la semana pasada, por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) indican que en los tres últimos años los feminicidios se han incrementado en nuestro país. De los 12 asesinatos de mujeres que ocurren a diario en América Latina, siete de ellos se perpetran en la República Mexicana, es decir de la totalidad de mujeres muertas con violencia en nuestro continente 58.3 por ciento son mexicanas.

Al respecto, el presidente de la CNDH, licenciado Luis Raúl González Pérez, reconoció el grave problema de violencia hacia las mujeres que padecemos en el país, el cual únicamente será posible contrarrestar cuando los representantes de los tres niveles de gobierno reconozcan, en varias zonas del país, la existencia del problema. Y, sobre todo, cuando las autoridades, primordialmente las estatales, utilicen la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM) establecida en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

González Pérez manifestó que la forma de erradicar las agresiones contra las mujeres es mediante el impulso de políticas públicas, generar una cultura de igualdad en la sociedad y establecer acciones que permitan que los ambientes y condiciones en las entidades federales donde se presenta el problema sean seguros para las mujeres.

Unos cuantos días después de que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, por medio de su titular, se mostrara preocupada por la violencia contra el género femenino; después de participar en una charla en la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), su Eminencia, el Arzobispo emérito de Guadalajara, el Cardenal Presbítero de Nuestra Señora de Guadalupe y San Felipe mártir en Vía Aurelia -su inmenso título es menos grande que su cretinismo-, declaró en entrevista para el Canal 44 que los asesinatos de las mujeres  se deben a que éstas -generalizó- son imprudentes, y detalló lo anterior al expresar: “Con cualquiera que sale por ahí bien vestido, se comprometen, se enganchan”. (¿Así son todas, monseñor? ¿Así era su señora madre? ¿Usted tuvo -tiene- hermanas, sobrinas, primas, ahijadas, que se comprometen y enganchan con el primer bien vestido que ven?).

Don Juan Sandoval Íñiguez, Arzobispo emérito -es decir jubilado- de Guadalajara, ideológicamente se identifica con la derecha más siniestra de la Iglesia Católica. A raíz de su conservadurismo fundamentalista, cuasi medieval, ha expresado ideas misóginas tales como la siguiente: “Las mujeres están conscientes de las razones que han propiciado el incremento de los feminicidios y por ello deben cuidar dónde y con quién andan”. Otra perla salida de su santa boca que, por lo visto, no piensa jubilarla: “Las mujeres no deben andar provocando, por eso hay muchas violadas”. (¿Qué sabe de mujeres un hombre que por sus votos de castidad jamás se ha relacionado íntimamente con una? Es como si un rabino diera una conferencia sobre los efectos del jamón serrano).

El purpurado jalisciense (Yahualica, 28 de marzo de 1933), el mismo que echara desmadre con el exgobernador Emilio González Márquez cuando se les pasaban los tragos; en junio del 2010, todavía siendo Arzobispo de la Perla de Occidente, se enfrentó, mediante la publicación Semanario de su Arquidiócesis, a las mujeres de la Organización Católicas por el Derecho de Decidir (CDD), quienes promovían la campaña por la interrupción del embarazo, de las que escribió: “Esas mujeres lo que buscan es lucrar con falsedades, pues se les paga muy bien por sembrar confusión y difundir la mentira de que son católicas y de que la Iglesia sí permite el aborto… parece ser, pues, que ahora el diablo se ha metido a predicador”.

De regreso a la conversación con el Canal 44, en apoyo a su tesis sobre la ligereza de cascos de las mujeres, habló de un experimento realizado por la policía de Ciudad Juárez cuando él era Obispo de esa diócesis y se presentó el fenómeno social conocido como “las muertas de Juárez”. Explicó que habían tomado “a un policía joven bien parecido, lo vistieron de civil y lo mandaron por la calle a conquistar muchachas”. “Dicho policía -continuó su historia- las invitaba, las subía al carro y las llevaba a la presidencia municipal. Cuando ya tenían allá cerca de 40 muchachas o más les decían: ‘ya ven, con cualquiera se suben, este es policía’”. Concluyó su relato diciendo: “Por eso las matan”.

Vamos a diseccionar el relato de don Juan. Sobre el policía bien parecido debió decir: “A mí se me hizo buen tipo” o, de plano, “según mi gusto el hombre era guapo”. Luego, ¿cómo le hace un hombre por bien parecido que sea, por mucha labia que tenga, por bien vestido que esté y por lujoso que sea su automóvil, para ligarse más de 40 mujeres en una jornada? Si les invirtiera un mínimo de 10 minutos a cada una tardaría 4 horas con 40 minutos. Otra cosa, una vez que las convencía y que se subían al auto, el galán les prometía: “Te voy a llevar a un lugar maravilloso”. Ese “lugar maravilloso” era la presidencia municipal, donde dejaba a la damita y románticamente le decía: “Mi amor, no tardo, voy por más mujeres fáciles como tú”.

manuelagenjo_89x872

Con información de: JLD

Compártelo

Más de:

Déjanos tu comentario