El “relanzamiento” de Meade: gris sobre gris

14/05/2018 Comentarios

Con actos controlados a los que asisten solamente militantes o simpatizantes del PRI, entrevistas en televisión de las que ha salido enojado y con promesas populistas, principalmente para mujeres y jóvenes, José Antonio Meade inició el relanzamiento de su campaña, que ha tenido poca atracción entre la ciudadanía y un impacto incierto en las preferencias electorales.

CDMX.- El domingo 6, por primera vez en cinco meses de precampaña y campaña, Meade se puso la chamarra roja emblemática del PRI al subir al escenario preparado en la sede nacional tricolor para anunciar la nueva etapa de su proselitismo. Pero las cosas no parecieron funcionar como pretendía, pues de los 10 mil militantes que anunció para el acto René Juárez Cisneros, el nuevo dirigente del partido, sólo llegaron alrededor de 3 mil.

Los cambios en la estrategia de campaña de Meade casi a la mitad del camino son exiguos y se han concentrado en gritos que profiere con una enjundia no acostumbrada en sus 20 años como funcionario, con arengas de “vamos a ganar” y pidiendo la ayuda de militantes y simpatizantes. Al mismo tiempo lanza múltiples promesas: becas a estudiantes de preparatoria y ayuda económica a madres solteras y jefas de familia, como las que hacen otros candidatos, a quienes Meade acusó de populistas.

“Hay que aprenderle. Cuando hablaba como secretario de Hacienda no tenía que hablar fuerte. Son 18 años de horas de vuelo (de Andrés Manuel López Obrador) contra cuatro meses. Ahí vamos, ahí vamos y vamos a ganar. Antes así había sido un diálogo”, se justificó en la entrevista del programa Tercer Grado, en Televisa, cuando Joaquín López Dóriga le preguntó por qué hasta ahora se le notaba energía en el discurso.

Darío Mendoza, quien fuera director de análisis de la información durante el gobierno de Vicente Fox, señala que hay una situación similar en la campaña de José Antonio Meade y la de Felipe Calderón, quien en 2006 iba15 puntos abajo de López Obrador en algunas encuestas y que a partir del segundo tercio de la campaña dio un giro en su estrategia, como hoy se pretende hacer con el candidato presidencial del PRI.

Sin embargo, Mendoza también marca lo distinto: en la campaña de 2006, al percatarse de la situación en la que estaba Calderón y a pesar de las diferencias que tuvieron, Vicente Fox dio una orden para que se formara un equipo especial en Los Pinos que buscara apoyo político y económico para el entonces candidato presidencial del PAN.

“Calderón le había ganado a Fox, quien quería como candidata a su esposa Marta Sahagún, pero al ver que le estaba yendo mal a Calderón nos dijo que formáramos un equipo de apoyo, que buscáramos los contactos con empresarios y con todo los que pudieran ayudar con recursos y con ideas. Felipe Calderón era mal candidato y además muy soberbio, así que el enlace fue con Juan Camilo Mouriño, su coordinador de campaña.”

A partir de marzo de 2006 Calderón empezó a subir en las encuestas y a recibir recursos de empresarios, igual que apoyos del gobierno de Fox. Entre éstos, la asesoría de Dick Morris, el estratega de campaña estadunidense que le ayudó a Fox en su propia campaña presidencial de 2000.

Según Darío Mendoza, que actualmente se dedica a dar servicio de estrategia de campaña, fue Dick Morris y no el español Antonio Solá el autor de la idea de usar la frase “es un peligro para México”, que fue central en la campaña de Calderón contra López Obrador.

“Por orden del presidente Fox se buscó a empresarios y aparecieron Emilio Azcárraga Jean y Olegario Vázquez Raña para apoyar a Calderón; algunos de los que formaron Amigos de Fox, como Juan Hernández y Carlos Rojas, también apoyaron. Antonio Solá y Dick Morris trabajaron de manera intermitente con ideas. Así fue como empezó el cambio de estrategia de la campaña de Calderón, que era mal candidato porque no levantaba”, explica Mendoza.

Se le comenta que en Los Pinos se prevé que el presidente Enrique Peña Nieto comience a operar la maquinaria electoral con el uso de programas sociales para impulsar a Meade, que sigue atorado a pesar de su relanzamiento. De hecho, Peña ya hizo algunos llamados en sus actos oficiales para que se vote “con menos víscera y más razón”, en clara alusión a que no haya voto de castigo contra Meade.

En la clausura de la 82 Asamblea General Ordinaria de la Confederación Nacional Ganadera, celebrada en Monterrey, el presidente exhortó: “Espero y apelo a que en esa definición los mexicanos razonen su voto, ya lo he dicho y espero que por ahí el INE no me vaya a sancionar porque no me estoy metiendo con ninguno, ni a favor de ninguno de los candidatos, porque sobra decirlo, ustedes ya lo saben. ¿Como para qué lo digo?”, dijo entre los aplausos y risas del público.

–¿Qué diferencia hay ahora con Meade? –se le cuestiona a Darío Mendoza.

–José Antonio Meade también es mal candidato y tiene encima dos pesos que no le ayudan: el PRI, con todos estos asuntos de corrupción, y un presidente Enrique Peña Nieto que tiene muy mala imagen. Son malas marcas.

“Además, la campaña de Meade se parece mucho a la de Francisco Labastida, que se quiere posicionar con el viejo PRI, que ya no le ayuda, sobre todo después de que se declaró ciudadano, ajeno a los priistas, y ahora quiere que le ayuden. Dudo mucho que pueda levantar.”

“No es populismo”

Como parte de su “relanzamiento”, Meade aceleró el paso realizando hasta tres eventos por entidad y empezó a repartir promesas que, aclaró, no son populistas sino actos de justicia social.

Por ejemplo, señaló: “Mi compromiso con la educación va en serio: deducibilidad fiscal en colegiaturas de educación superior; pasar de 25 mil a 100 mil escuelas de tiempo completo y con presupuesto propio, para evitar cuotas voluntarias de padres de familia”.

Meade aseguró que va a ser el presidente de las mujeres, ya que se necesita que tengan igualdad de oportunidades y un entorno libre de violencia y discriminación. “Vamos a eliminar cualquier obstáculo que les impida alcanzar su pleno desarrollo personal y profesional”, dijo Meade en sus actos e hizo que subieran la promesa a su portal de internet.

Prometió entregar mil 200 pesos mensuales a las mujeres que están a cargo de sus familias y que son una de cada cuatro mexicanas. La perredista Alejandra Barrales, aspirante a la jefatura de gobierno de la Ciudad de México, lo acusó de haberle copiado la propuesta pero con menos dinero, pues ella ofrece 2 mil 500 pesos.

También prometió seguridad para que las mujeres vivan sin miedo, protegidas del acoso y de cualquier tipo de discriminación; seguridad social para las trabajadoras del hogar mediante la deducibilidad fiscal de sus cuotas al Seguro Social y con facilidades para realizar sus pagos de forma electrónica.

En sus actos proselitistas de toda la semana Meade ofreció créditos a la palabra para mujeres, a fin de que abran sus negocios, lo mismo que guarderías de tiempo completo con educación preescolar y que incluya horario nocturno.

Respecto de la salud, Meade anunció que si triunfa equipará los casi 3 mil hospitales y clínicas del país con un presupuesto de 30 mil millones de pesos, establecerá un programa de prevención, erradicará la pobreza extrema para todos los recién nacidos alineando la política social federal y local para darle prioridad a la atención de la primera infancia y fortalecerá el programa Prospera para que las personas con discapacidad reciban mayor apoyo.

Mientras que en el combate a la inseguridad, el representante de la coalición Todos por México prometió atender las causas sociales de la delincuencia, como la desigualdad en el acceso a la alimentación, educación, salud, recreación y empleo dignos, así como luchar contra la impunidad:

“Vamos a evitar que las armas y el dinero lleguen a los delincuentes. Acabaremos con la violencia aplicando la ley, no negociándola. Anteponer la paz al conflicto y consolidar una cultura de respeto a la ley. Estamos del lado de las víctimas, no de los criminales. No habrá perdón para quienes le han hecho daño a la sociedad, seguirán en la cárcel. Incrementaré el sueldo y las prestaciones de nuestras Fuerzas Armadas. Alumbrado, servicios de calidad y al menos un parque o espacio recreativo para cada colonia”, se comprometió Meade.

Y en su propuesta central, el abanderado del PRI, PVEM y Panal dio su palabra de impulsar el programa Avanzar Contigo incluyendo a 2 millones de familias a Prospera para lograr que todas ellas, en especial las que viven en la pobreza, alcancen un piso mínimo de oportunidades y calidad de vida.

Cambios para impulsar las campañas

A la par de la “nueva” estrategia del equipo de Meade, el dirigente del PRI, Juárez Cisneros, realizó varios cambios en su estructura: nombró a Jorge Estefan Chidiac como secretario de Operación Política del CEN, ratificó a la senadora Diva Gastélum como secretaria de Atención para Estados en Oposición, y designó a Valentín Meneses Rojas delegado en Tabasco.

Algunos de estos movimientos los hizo Juárez Cisneros forzado por las circunstancias, como la destitución de Alberto Martínez González como presidente del CDE del PRI en Morelos, después de que chocó en Cuernavaca en estado de ebriedad e insultó a unos policías. En su lugar fue designado Antonio Lugo Morales.

Con otros cambios pretende impulsar la campaña de Meade, como la designación del exgobernador de Tamaulipas y senador Manuel Cavazos Lerma y José Encarnación Alfaro Cázares como secretarios generales adjuntos a la presidencia del partido, así como de Enrique Martini Castillo y Ramiro Ramos Salinas como subsecretarios de Operación Política.

Según Juárez Cisneros, estos nombramientos tienen el propósito de fortalecer las tareas del partido, en especial la campaña presidencial y las de todos los candidatos priistas.

Sin embargo, llamó la atención el “rescate” de Enrique Martini Castillo, exdiputado federal y expresidente municipal de Taxco, Guerrero, así como presidente del comité directivo estatal en dicha entidad, delegado con funciones de presidente del partido en Baja California Sur y delegado del Movimiento Nacional de la Juventud Revolucionaria en ocho entidades.

Antes de recibir su nuevo cargo, Martini fue removido de la delegación del PRI en Guanajuato por los problemas que tuvo con el candidato a gobernador Gerardo Sánchez García, a quien criticó duramente en una carta pública porque “no era el indicado, era el peor de todos los aspirantes”, “que ha hecho muy escasa campaña en comidas y actos cerrados”, además de que “se dedicó a perseguir y quitar opositores”.

Martini Castillo forma parte del grupo cercano del actual dirigente nacional del PRI, pero tiene un historial polémico con señalamientos constantes de presuntos actos de corrupción.

En el reportaje “El Pronasol, sepultado por sus vicios: derroche, corrupción, obras abandonadas, desvíos, partidismo, tráfico de influencias e impunidad” (Proceso 900) se documentó que en 1992 la dirigencia municipal del PAN en Taxco denunció públicamente que el presidente municipal, Martini Castillo, malversó al menos 219 mil 548 pesos de ese programa federal que debían destinarse a la pavimentación de calles y caminos rurales entre 1990 y 1991.

En 2006 la dirigencia estatal del PRI inició un procedimiento de expulsión en su contra, pues lo acusó de apoyar la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador cuando éste abanderaba al PRD.

Por ello, la dirigencia estatal del PRI pidió formalmente al CEN la expulsión de varios priistas, además de Martini Castillo, entre ellos Jesús Ramírez Guerrero, Marcelino Miranda Añorve, Salvio Herrera Lozano, Isaac Ocampo Fernández y Pablo Zapién Cortés, pero ya no se volvió a informar sobre el asunto.

En 2016 Martini Castillo reapareció como delegado de la Secretaría de Gobernación en Michoacán, durante el periodo de Miguel Ángel Osorio Chong, y cuando su mentor René Juárez era subsecretario de esa dependencia federal.

Con esas cartas fue designado delegado del CEN del PRI en Guanajuato, de donde fue expulsado tras una confrontación directa con el actual candidato a la gubernatura, Gerardo García Sá

Compártelo

Más de:

Déjanos tu comentario