¿Niños sanos y sin carne? Ventajas y desventajas de una dieta vegana o vegetariana

29/06/2018 Comentarios

En la actualidad existen diversas campañas que concientizan sobre el trato que se le da a los animales que serán consumidos por humanos por lo que muchas personas han optado, ya sea por moda u otras cosas, por ser vegetarianos o veganos, pero ¿qué pasa cuando un niño lleva este tipo de dieta?

El vegetarianismo es una tendencia que va en aumento en todo el mundo. De acuerdo con un estudio realizado por la compañía Nielsen sobre Salud y Percepciones de Ingredientes, México es el país con más vegetarianos de América Latina, de los encuestados en este país el 19 por ciento se declaró vegetariano, el 15 flexitariano, que se refiere a un mínimo consumo de carne, y el 9 por ciento dijo ser vegano.

Una persona vegetariana es aquella que no come carne, pescado pero tampoco viste pieles, es decir, no consume productos para cuya elaboración fue necesaria la muerte o el daño a un animal. Las personas veganas no ingieren ningún producto de origen animal (aunque no haya sufrimiento de por medio ), como pueden ser el huevo, leche y queso.

“En una dieta vegana como tal no hay ningún producto de origen animal y en una dieta vegetariana puede existir algún producto de origen animal, por ejemplo, que exista huevo, leche, queso o pescado”, explicó a Mundano la doctora Pamela Almada, especialista en nutrición clínica pediátrica.

DIETAS SIN CARNE

El consumo de carne aporta aproximadamente el 15 por ciento de proteína que proporcionan aminoácidos, hierro, vitamina B12 además de zinc y fósforo. También aportan cerca del 10 o 20 por ciento de grasa que suele ser de tipo saturada.

Los padres eligen cuál es la mejor dieta para sus hijos y algunos han optado por una en la que no se incluye el consumo de carne.

La Academia Estadounidense de Nutrición (ADA, por sus siglas en inglés) y los Dietistas de Canadá, explicaron que “las dietas vegetarianas planificadas adecuadamente son saludables, nutricionalmente adecuadas y proporcionan beneficios de salud en la prevención y el tratamiento de ciertas enfermedades”.

Sin embargo, la doctora explicó que “las dietas veganas no están recomendadas, las vegetarianas no son la mejor opción pero si se van a hacer bajo convicción de los padres debe ser bajo supervisión médica” para que así un especialista en salud se encargue de guiar y otorgar los suplementos que brinden los nutrientes que el niño necesita para su desarrollo.

“A un niño que está en una dieta vegetariana le tienen que dar suplementos vitamina B12, le tienen que dar suplemento de calcio si es que no esta consumiendo lácteos, vitamina b, zinc y alguna proteína de alto valor biológico que es una proteína de origen animal”, contó Pamela Almada.

En un documento del 2016, la Sociedad Alemana de Nutrición recomendó una dieta que cubriera todos los grupos de alimentos incluyendo productos de origen animal debido al aporte de sus nutrientes.

En un artículo de la Revista Chilena de Nutrición titulado “Ventajas y desventajas nutricionales de ser vegano o vegetariano” se cita el estudio “Nutrient intake and vitamin status of healthy French vegetarians and nonvegetarians”, en el que se señala que las personas vegetarianas presentan un riesgo más alto de deficiencia de vitamina B12 que los omnívoros, agregan que “en el caso de los niños la incidencia de deficiencia de esta vitamina, alcanza al 50 por ciento en aquellos en que se impuso una dieta vegetariana tardíamente y hasta un 67 por ciento en los que se inicia al nacimiento en comparación con la población general”.

No obstante, explican que estas dietas son ricas en fibra dietética, magnesio, fitoquímicos, antioxidantes, vitaminas C y E, ácido fólico y ácidos grasos poliinsaturados.

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) presentó un seminario bajo el lema “Niños vegetarianos, ¿niños sanos?” en el que señala: “Aunque la Academia Americana de Nutrición, así como otras sociedades médicas y dietéticas, consideran que estas dietas, bien planeadas, son perfectamente adecuadas para los niños de todas las edades, una dieta vegetariana o vegana mal planificada puede, como cualquier otro tipo de alimentación desequilibrada, tener consecuencias negativas sobre la salud y el crecimiento de niños y adolescentes”.

Cabe señalar que en el mismo documento refieren que: “En general las dietas vegetarianas y veganas no deberían diferenciarse mucho de las dietas no vegetarianas. De acuerdo con las recomendaciones oficiales, la alimentación de todos los ciudadanos por encima de los 2 años debería contener un predominio de alimentos vegetales”.

“Una alimentación vegetariana o vegana en la infancia y adolescencia puede ser perfectamente adecuada y proporcionar beneficios importantes en la salud a medio y largo plazo, pero, como en cualquier otra forma de alimentación, debe estar bien planificada”, agregan.

CONTROVERSIA

En el año 2016 la noticia de una Diputada italiana que buscaba sancionar a padres veganos se hizo hueco en la prensa internacional. Elvira Savino, del partido Forza Italia, presentó un proyecto de ley al parlamento de su país en el que los padres que alimentaran a sus hijos bajo una dieta en la que no se consumiera tarde podrían ser castigados hasta con penas de prisión.

La ley que fue llamada como “ley Savino” proponía un año de cárcel para los tutores que obligaran a un menor a tener un alimentación sin productos de origen animal; la pena aumentaba a dos o cuatro años en caso de que esto causara un enfermedad al niño y si llegaba a la muerte la sentencia podía alcanzar los 6 años de prisión.

La Diputada italiana señalaba, además, que los pediatras debían informar a las autoridades la existencia de padres veganos.

La propuesta nació después de que dos niños, en Italia, de uno y dos años de edad fueran ingresados a un hospital por presuntamente seguir una dieta vegana que habría sido impuesta por sus padres.

En ese mismo año en Estados Unidos una madre, considerada vegana, de Pennsylvania fue acusada de poner en riesgo a un menor debido a que alimentaba a su bebé sólo con pequeñas cantidades de nueces y bayas.

LA IMPORTANCIA DE LA CONSULTA PROFESIONAL

La doctora Pamela hace énfasis en la importancia de no sólo retirar alimentos por moda o por desinformación que circula a través de redes sociales.

“Lo que te puedo decir en mi experiencia es que muchas mamás recurren a estos regímenes porque ven en Facebook o ven en internet alguna falsa información, de repente ven ‘parece ser que la leche es el peor producto porque vi un video o porque alguien me dijo entonces la voy a eliminar’”, explica la especialista.

“A los niños en general se les puede dar una dieta vegana segura, pero tiene que ser en consulta con un pediatra o especialista de la salud”, afirmó Sheela Magge, endocrinóloga del Sistema Nacional de Salud Infantil de Estados Unidos y miembro del comité de nutrición de la Academia Estadounidense de Pediatría, para AP. “Esto son tiempos determinantes para el desarrollo del cerebro y tiene que hacerse cuidadosamente”.

Uno de los problemas actuales de la alimentación en los niños, de acuerdo con la especialista, es el alto consumo de bebidas azucaradas y la baja tasa de lactancia materna; por lo que cualquier tipo de dieta que no sea guiada por un especialista y en la que se consuman estas bebidas azucaradas no tendrá resultados óptimos para el menor.

“Es mejor una alimentación balanceada, completa, equilibrada que contenga todos los nutrimentos pero si en alguna situación se decide llevar un régimen vegetariano este sea supervisado por un experto, que vaya vigilando que con ese plan el niño este creciendo y desarrollándose de acuerdo a su edad”, afirmó la especialista en nutrición clínica pediátrica.

Los padres deciden que tipo de dieta llevará su hijo, aquellas sin consumo de carne tienen sus ventajas y desventajas; al final y como señala la especialista: “Cualquier dieta para un niño debe promover el crecimiento y el desarrollo completo”.

Con información de: Sin Embargo

Compártelo

Déjanos tu comentario