Cómo lograr una relación de pareja duradera, según la ciencia

13/02/2018 Comentarios
Una investigación tiene las claves que predicen una infidelidad y ruptura y aquellas que, por el contrario, aseguran una relación a largo plazo.

El responsable del estudio, publicado en la revista Journal of Personality and Social Psychology, es un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Florida, y han sido los primeros en encontrar evidencias de respuestas psicológicas que ayudan a una persona a evitar una infidelidad (motivo probable de ruptura) y lograr así una relación a largo plazo.

¿En qué consistió el método del estudio? El equipo analizó los hábitos de 233 parejas de recién casados durante 3 años y medio, anotando detalles íntimos de sus relaciones y tomando en cuenta factores como la satisfacción conyugal, el compromiso a largo plazo, si había existido una infidelidad y, si después de esta, todavía estaban juntos.

 

 

Los científicos sugieren que ser fiel es algo que se puede ‘entrenar’.

 

Así, a cada individuo de las parejas se le pidió que evaluara el atractivo de posibles parejas románticas alternativas a la suya. Un factor que determinó el éxito de la pareja: la tendencia a devaluar o rebajar el atractivo de otros posibles amantes redujo el riesgo de infidelidad y aumentó la probabilidad de mantener la relación. Las personas fieles evaluaron alternativas románticas mucho más negativamente.

Aunque el resultado parece lógico, no se trata de una respuesta racional. “Estas reacciones son típicamente automáticas”, señala Jim McNulty, uno de los investigadores principales del estudio. “Estos procesos son en gran parte espontáneos y sin esfuerzo, y pueden estar modelados por la biología  y/o las experiencias de la primera infancia”, añade.

 

 

¿Se puede prevenir una infidelidad?

El equipo de investigación cree que estos hallazgos podrían ofrecer a los psicólogos y psiquiatras estrategias para ayudar a las personas a mantenerse comprometidas con sus parejas.

Si bien los procesos pueden estar arraigados hasta cierto punto, McNulty también afirma que las personas pueden ser capaces de ‘entrenar’ su capacidad psicológica para emplear la desconexión o la devaluación de terceras personas cuando se sienten tentados a cometer una infidelidad.

 

El estudio también identificó algunos de los escenarios más probables de una infidelidad, como la edad, la satisfacción conyugal, la satisfacción sexual, el atractivo de la pareja y el historial de las relaciones a corto plazo.

 

¿Quiénes son más infieles?

Los investigadores encontraron que las personas más jóvenes y los que estaban menos satisfechos con sus relaciones eran más propensos a ser infieles. Unos resultados que no sorprenden a simple vista. De momento.

 

Más satisfechos, más infieles

Pero lo que sí sorprendió a los investigadores es que las personas satisfechas con el sexo en su relación eran más propensas a cometer una infidelidad. Una razón probable es porque se sienten más positivas sobre el sexo en general y lo buscarían independientemente de cómo se sintieran en su relación principal.

Es decir, valoran el sexo de buena calidad, independientemente de dónde lo encuentren.

 

 

Atractivo físico

Otro factor que permite predecir una infidelidad es el atractivo. El atractivo propio del individuo se asoció negativamente con la infidelidad entre las mujeres pero no entre los hombres, lo que significa que las mujeres menos atractivas tienen más probabilidades de tener una aventura extra-conyugal.

Por otra parte, el atractivo del compañero se asoció negativamente con la infidelidad entre los hombres pero no entre las mujeres, lo que significa que los hombres son más propensos a ser infieles cuando sus parejas son menos atractivas.

 

 

Historial sexual

El historial sexual de una persona también fue un factor predictivo de infidelidad. Los hombres que habían tenido más parejas sexuales de corta duración antes del matrimonio tenían más probabilidades de cometer una infidelidad.

Mientras tanto, ocurría lo contrario para las mujeres: para ellas, más parejas sexuales previas implicaban mayor fidelidad en el matrimonio.

 

Existe una ‘necesidad imperiosa’ de desarrollar nuevas formas que ayuden a las personas a mantener relaciones a largo plazo.

En la actualidad, la tasa de divorcios es de uno de cada tres matrimonios. Además, la inmediatez y la ubicuidad de las redes sociales hace que sea más fácil conectarse con los demás.

Existe una “necesidad imperiosa”, concluyeron los investigadores, de desarrollar nuevas formas que ayuden a las personas a mantener relaciones a largo plazo.

“Con la disponibilidad de las redes sociales, y por lo tanto el más fácil acceso a una posible relación alternativa, comprender cómo las personas evitan la tentación es más relevante que nunca para comprender las relaciones”, sentencia el estudio.

Con Información de: Muy Interesante.

Déjanos tu comentario