‘El carnicero de Plainfield’ convirtió a sus víctimas en muebles (Imágenes)

09/05/2018 Comentarios

¿Recuerdas la película ‘Masacre en Texas’? Seguro te dio miedo, desesperación y horror. Más allá de la pantalla grande, la historia es real.

Edward Theodore Gein, ‘Ed Gein’ o ‘El carnicero de Plainfield’ fue la inspiración para la realización del famoso filme.

Plainfield es un pequeño pueblo ubicado en el condado de La Crosse, Wisconsin, Estados Unidos, en los años 50 el terror se apoderó de los habitantes al descubrir las atrocidades que Edward cometió.

Un niño retraído marcado por el alcoholismo de su padre y la locura de su madre. Vivían en la lejanía del centro del pueblo, en una granja sucia en la que tenía un matadero de cerdos. En su adolescencia comenzó a matar y destazar animales en su casa, esto sería el comienzo de su trastorno.

Años más tarde fallecen sus padres dejando solo a ‘Ed’.

En la soledad ‘Ed Gein’ se convierte en ‘El carnicero de Plainfield’. Su primer víctima Mary Hogan, dueña de ‘La taberna de los Hogan’, famosa cantina del pueblo. Seymour Lester era un granjero del lugar, entró al lugar y al no ser atendido por nadie decidió entrar hasta el fondo del negocio ¡oh sorpresa!, descubrió un charco de sangre mismo que lo llevó hasta el estacionamiento y el carro de Mary e cual estaba repleto de sangre. Rápidamente el chisme de la desaparición corrió en el pueblo. Años más tarde se olvidaron de la mujer.

Bernice Worden su segunda víctima. Dueña de una ferretería a ella le disparó en la cabeza con un rifle de caza, su cuerpo lo arrastró por la parte trasera del local y se lo llevó en una camioneta. ‘Ed’ no era tan inteligente como creía, cometió un error. Su nombre quedó registrado en la libreta de clientes, había comprado anticongelante.

Así fue descubierto, sin embargo el horro vendría después.

Autoridades ingresaron a la granja para poder lleva a cabo su arresto. Fue increíble lo que hallaron en el lugar. El cuerpo de Bernice se encontraba colgado en medio de la casa. Colgaba boca abajo de unas poleas, completamente desnudo y decapitado tenía una abertura que iba desde el pecho hasta el el abdomen. Le había sacado los intestinos, órganos y la sangre.

El macabro hallazgo no culminó con el cuerpo de Worden. Al inspeccionar la granja, la casa y el matadero la policía descubrió una masacre de terror.

Cráneos convertidos en tazones y ceniceros. Utensilios de comido realizados con huesos. ¿Esto te parece macabro?

También se localizaron lámparas y muebles elaborados con piel humana y un cinturón hecho con pezones humanos.

Por si fuera poco se encontraron nueve vulvas en una caja de zapatos. El horror terminó en el refrigerador de la cocina donde fueron encontrados diversos órganos.

Al ser arrestado ‘El carnicero de Plainfield’, confesó haber robado cadáveres de mujeres de sus tumbas, así como haber asesinado a Mary Hogan y Bernice Worden. De película, ¿no?

Edward Theodore Gein fue declarado enfermo mental, condenado a pasar su vida en un psiquiátrico. Murió en 1984.

Con información de: Letra Roja 

Más de:

Déjanos tu comentario