Inseguridad generada por el narco obliga al cierre de minera en la Sierra Tarahumara

26/05/2018 Comentarios

La compañía canadiense Pan American Silver Corporation aprobó el cierre de operaciones y el desalojo de la mina Dolores en el municipio de Madera, en la Sierra Tarahumara, porque contratistas de la empresa han sido víctimas de inseguridad los últimos días.

De acuerdo con pobladores y gente del municipio, contratistas y guardias de seguridad han sido amenazados por los grupos delictivos que pelean la plaza de trasiego de droga: el cártel de Sinaloa y La Línea, brazo armado del cártel de Juárez, que controla el territorio desde hace años.

Aseveran que los delincuentes también paralizaron las aeronaves con amenazas de derribarlas si continúan en operación.

La Secretaría de Economía e Innovación de gobierno estatal informó que el cierre es temporal, mientras analizan las condiciones de inseguridad y refuerzan la vigilancia.

La comisión de Seguridad del Instituto Estatal Electoral, presidida por el consejero Alonso Bassanetti Villalobos, reportó que el 8 de mayo en las comunidades como Arroyo Amplio, la mina Dolores y Cebadilla de Dolores, se registraron enfrentamientos entre grupos armados y como consecuencia, varias compañías de contratistas que pertenecen a Ciudad Madera, cesaron labores por las amenazas de grupos delictivos.

De acuerdo con el reporte que hicieron del municipio al IEE, un gran número de personas se quedaron desempleadas.

El fiscal general del estado, César Augusto Peniche Espejel, reconoció la situación e informó:

“No habíamos tenido solicitud de apoyo, apenas ayer se nos informó extraoficialmente de ciertas intimidaciones, por lo que era probable una suspensión de actividades; es por ello que, en una dinámica de apertura, decidimos invitarlos a dialogar y será en ese sentido, en donde los invitaremos a que presenten la denuncia correspondiente”.

Peniche anunció que se reunirá con la secretaria de Innovación y Desarrollo Económico, Alejandra de la Vega Arizpe, y con directivos de la empresa para establecer las líneas de acción para optimizar las condiciones de seguridad en esa región.

La FGE implementó un operativo de prevención y vigilancia en la zona mineral, con el despliegue de elementos de la Comisión Estatal de Seguridad y de la Agencia Estatal de Investigación para brindar certeza a las personas que laboran en dicha empresa, mientras que la Policía Federal y el Ejército mexicano también movilizaron a sus elementos con el fin de garantizar la seguridad en la zona.

El fiscal agregó que los agentes policiacos entrevistan a las personas y hacen recorridos por brechas y caminos vecinales del poblado del mineral y en los laterales del Río Sipura.

El gobernador Javier Corral Jurado dijo esta tarde que están en contacto con directivos de la minera y aseguró que no es necesario que suspendan las labores porque le dan seguimiento a la situación a través de la Fiscalía y la Zona Militar, cuyos elementos están en la región desde ayer.

“Estamos insistiendo en que no hay necesidad de suspender la labor de los trabajadores. Han estado (los directivos de la mina) solicitando la información a Canadá, a la empresa central, seremos respetuosos de lo que decidan.

“Les hemos ofrecido un operativo permanente. Estamos siempre al pendiente de cualquier reporte que se nos haga, atendiendo de inmediato cualquier inquietud, demanda. El grupo de coordinación tiene un capítulo especial de atención a la minería, como lo hacemos ahora ante la tala clandestina que estamos dando operativos muy importantes y eficaces. La compañía tendrá nuestro respaldo”, aseguró.

El director de Minería de la Secretaría de Innovación y Desarrollo Económico estatal, José Jabalera Batista, dio a conocer que el cierre de la mina es temporal, una vez que la empresa canadiense tomó esa decisión como una manera de prevención para su personal tras un incidente con los contratistas de la mina, aunque no en las instalaciones sino en el trayecto hacia ésta, por lo que trabajan en un plan para determinar las acciones que ejecutarán.

“Hay una empresa de seguridad que contrató la minera, e incluso nosotros estamos en la mejor disposición de apoyar y llegar a un plan para contar con todo el conocimiento de la situación para poder hablar con ellos”, dijo Jabalera.

Antecedentes

El municipio de Madera ha sufrido altos niveles de inseguridad desde hace décadas. Durante el gobierno de César Duarte Jáquez, el grupo delictivo La Línea, que controla ese territorio desde hace años, logró el control de comunidades completas.

Poblados como Nicolás Bravo y Alamillo, se convirtieron en pueblos fantasmas. Las personas desaparecían de sus casas y de los reportes oficiales y hubo un subregistro de homicidios.

A partir de febrero del año pasado, se registró una ola de violencia que ha generado más de 30 enfrentamientos en la Zona Occidente de la Fiscalía General del Estado y no han cesado a la fecha.

El sexenio pasado se evidenció la presencia de narcotráfico en el gobierno municipal, con la desaparición del ganadero Abel Corral Salcido en el 2013, ante la Fiscalía General del Estado (expediente 7157/012346/2013) y en julio de 2014, ante la Procuraduría General de la República (PGR), en donde señalaron al entonces alcalde de Madera, Pablo Granados Rascón, en la desaparición forzada ocurrida en el rancho El Aguaje.

Los registros y documentos de lo que se llevaron se encontraban en la casa de Abel Corral, pero la familia ha evitado ir porque teme un atentado, después de que el vaquero Manuel Estrada les informó que los ladrones le entregaron todo a Socorro Vázquez Barragán, de aproximadamente 50 años, quien en ese momento era jefe de Obras Públicas en el ayuntamiento de Madera. El caso continúa impune hasta ahora.

Socorro Vázquez Barragán es originario de Nicolás Bravo y fue mencionado como una de las dos cabecillas que podrían suceder a Vicente Carrillo Fuentes “El Viceroy”, líder del Cártel de Juárez, luego de que éste fue detenido.

A partir de que la Fiscalía General tomó el mando de seguridad en el municipio y que han asesinado a cabecillas del grupo La Línea, otro grupo que llegó de Sonora, que pertenece al cártel de Sinaloa y se hace llamar “Gente Nueva”, ha peleado la plaza y a éste se le atribuyen las amenazas no sólo a la minera sino a otros sectores.

Otra situación que han enfrentado habitantes de Madera durante décadas, es la lucha por la contaminación y depredación de la mina que antes pertenecía a la compañía Mind Finder, de Dolores.

Un grupo de habitantes denunció que los representantes de esa empresa pagaron a gente en el 2008 para mandar golpear a los defensores del territorio y ha despojado a familias de sus propiedades, con presiones e intimidación.

Los habitantes originarios de Madera tienen arraigo a su tierra, históricamente han protagonizado luchas del territorio que han trascendido a la misma entidad.

En fechas recientes, se originó un movimiento de defensa del territorio en contra de la minera Dolores, instalada en el ejido Huizopa, que fue encabezado por Enrique Torres, Luis Peña, David de la Rosa, Salvador Gaytán (exguerrillero) y el profesor Dante Valdez.

Para la operación de la mina, empresarios y autoridades comenzaron a desalojar con “prácticas caciquiles” – así lo denunciaron-, a los pobladores que consideraban que estorbaban para el funcionamiento.

Aquella lucha derivó en golpes, secuestros, vejaciones y despojos de derechos agrarios de quienes se oponían.

De acuerdo con los líderes sociales, alrededor de cien familias de la etnia pima han sido desplazadas de manera forzada por la contaminación de la minera y por el corte del río Tutuaca, por parte de la misma compañía, que afectó directamente la fuente de agua para el sustento de sus actividades productivas. Los indígenas se fueron a vivir a la cabecera municipal principalmente.

En el contexto de la última era de violencia en el país, han desaparecido poblados como El Alamillo, así como el éxodo de Nicolás Bravo.

Según pobladores consultados, desde el 2007 se evidenció el financiamiento de campaña e imposición de mandos policiacos en el ayuntamiento, por parte de integrantes del crimen organizado. En ese año asumió como alcalde el panista Reyes González Ramos.

Posteriormente, la imposición de funcionarios municipales en otras áreas y de financiamiento de campañas, fue más burda, aseguran los habitantes entrevistados.

Madera posee grandes recursos naturales como el mismo bosque, la minería y el paisaje majestuoso, que históricamente han ocasionado disputas y situaciones caciquiles y aunque han logrado reivindicación de ejidos y colonias, no han cesado los latifundios, la desigualdad entre ejidatarios y dirigentes y ejidatarios trabajadores en la extracción de manera y su transformación, no ha disminuido.

Para la ciudadanía, hay confusión, porque si bien, perdieron el miedo a gobierno, el actual gobierno estatal ha minimizado las protestas o manifestaciones ciudadanas y el ambiente de inseguridad, no cesa. En ese contexto, la minera Dolores ha dejado de operar de manera temporal, por amenazas del crimen organizado.

Con información de: Proceso 

Compártelo

Déjanos tu comentario