Recompensa cerebral: liberación de dopamina al comer

Tras la ingesta de alimento el cerebro libera una hormona que te hace sentir feliz

Quizá haya un poderoso motivo de que no pueda resistirse a esos pasteles. Resulta que comer provoca la liberación de dopamina en el cerebro no una vez, sino dos, informan unos científicos alemanes.

 Primero, la hormona, que provoca una sensación de bienestar, se libera mientras come. Pero lo mismo ocurre de nuevo cuando la comida llega al estómago, señalaron.

 Para llegar a esa conclusión, los investigadores utilizaron una técnica de escáner TEP recién desarrollada. Los escáneres les permitieron identificar en qué momento se libera la dopamina, además de las áreas del cerebro vinculadas con la liberación de la dopamina.

“Aunque la primera liberación ocurrió en regiones cerebrales asociadas con la recompensa y la percepción sensorial, la liberación tras la ingesta implicó a regiones adicionales relacionadas con las funciones cognitivas superiores”, señaló al autor sénior del estudio, Marc Tittgemeyer, del Instituto Max Planck de Investigación sobre el Metabolismo, en Colonia.

 En el estudio, 12 voluntarios recibieron un batido o una solución sin sabor mientras se registraban los datos de la TEP.

 Los investigadores encontraron que el deseo del batido se vinculaba con la cantidad de dopamina liberada en áreas particulares del cerebro cuando la probaron por primera vez. Pero mientras mayor era el deseo, menos dopamina se liberaba tras la ingesta del batido.

El informe aparece en la edición del 27 de diciembre de la revista Cell Metabolism.

 “Por un lado, la liberación de la dopamina refleja nuestro deseo subjetivo de consumir un alimento. Por otro lado, nuestro deseo parece suprimir la liberación de dopamina inducida en el tracto digestivo”, comentó el autor principal del estudio, Heiko Backes, líder del grupo de Imágenes Multimodales del Metabolismo Cerebral del instituto. 

 Backes añadió que la supresión de la liberación de la dopamina tras la ingestión podría provocar una ingesta excesiva de los alimentos deseados.

 “Seguimos comiendo hasta que se liberaba suficiente dopamina”, comentó en un comunicado de prensa de la revista. Pero esta hipótesis se debe evaluar en más estudios.

Con información de Debate.

Comentarios

comentario

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here