Ubica EU a mexicano en banda de hackers

Un neoleonés de 32 años de edad es considerado por autoridades estadounidenses como una pieza clave de una de las mayores organizaciones de hackers que ha denunciado Estados Unidos por delitos cibernéticos.

La organización criminal dedicada a dispersión de malware, robo de identidad, fraudes por más de 530 millones de dólares y pérdidas de 2 mil 200 millones de dólares tiene presuntamente en Arnaldo Sánchez Torteya a un personaje estratégico.

La  justicia estadounidense lo ubica como uno de los más importantes miembros del grupo delictivo denominado “Infraud”, comandado por Sergey Medvedev “Stells” y Svyatoslav Bondarenko “Obnon”, de nacionalidades rusa y ucraniana, respectivamente.

“La especialidad de Sánchez Torteya era la venta de datos de cuenta de tarjetas de crédito, los cuales incluían el nombre del titular de la cuenta, su fecha de nacimiento, números de seguro social, dirección, teléfono, el apellido de soltera de su madre, y el código de seguridad que aparece al reverso de las tarjetas de crédito”, señala el Departamento de Justicia.

“Sánchez Torteya se anunciaba también en el sitio web de la Organización Infraud como alguien que podía realizar consultas de perfiles de crédito y/o información de identificación personal”.

Desde el año pasado, el Departamento de Justicia pidió su extradición a México, tras detectar que el mismo grupo delictivo lo había promovido como “miembro VIP” por su actividad “notable”.

En el organigrama diseñado por los estadounidenses para perseguir al grupo delictivo, este neoleonés -que en el internet oscuro usaba el alias de “Elroncoluna”- fue ubicado en el lugar número 5 en jerarquía.

El 8 de febrero de 2018, la Interpol y la Agencia de Investigación Criminal detuvieron al joven en Monterrey, Nuevo León, y lo trasladaron al Reclusorio Sur de la Ciudad de México, desde donde litiga para no ser entregado a la Unión Americana.

Sánchez Torteya fue detenido el mismo día que otros de sus 13 presuntos cómplices alrededor del mundo, entre ellos Sergey Medvedev “Stells”, capturado en Bangkok, Tailandia.

Los estadounidenses han informado a México que, en caso de que Sánchez sea extraditado, podría ser condenado a una pena de 20 años de prisión por el cargo de asociación delictuosa para involucrarse en una organización corrupta, influenciada por la delincuencia organizada.

En México, no existe ninguna orden de aprehensión en su contra y tampoco ha sido relacionado a delitos cibernéticos cometidos en territorio nacional.

“Elroncoluna”

Arnaldo Sánchez Torteya nació el 13 de noviembre de 1986 en Nuevo León y estudió en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de la entidad.

Su nombre e incluso su fotografía hasta hace poco tiempo aparecían en algunas redes sociales, sin despertar la menor sospecha de alguna ilegalidad.

En agosto de 2012, de hecho estuvo en la lista de ponentes de la Sexta Semana Universitaria Internacional de Medicina Tradicional, en la Universidad Autónoma de Morelos, con su tesina “Usos medicinales de gurma o Gymnema sylvestre”, una planta a la que se atribuyen propiedades contra la diabetes.

Desde ese entonces, cuando tenía 26 años, ya llevaba una doble vida cuyos detalles tardarían un lustro en develarse.

De acuerdo con una investigación del Departamento de Seguridad Nacional (HSI) de Estados Unidos, en octubre de 2010, el ruso Sergey Medvedev “Stells” y el ucraniano Svyatoslav Bondarenko “Obnon” fundaron la organización “Infraud”.

Este grupo nació como un foro de discusión privado en el que se comerciaban números de seguridad social robados, fechas de nacimiento, direcciones, contraseñas y difusión de malware. Sus integrantes, usuarios de identidades anónimas, desde un principio establecieron jerarquías.

Con los años se convirtió en una maquinaria de fraudes millonarios en la que sus miembros lavaban las ganancias en diversas monedas digitales como Liberty Reserve, Bitcoin, Perfect Money y WebMoney, según la acusación de la justicia estadounidense.

El 15 de noviembre de 2010, apenas un mes después de haber sido creada, Sánchez Torteya se unió a Infraud con el nombre de usuario “Elroncoluna”. Casi de inmediato se hizo notar por sus habilidades, según la investigación del HSI.

“Poco después, el 28 de diciembre de 2010, Sánchez Torteya fue ascendido al estatus de Miembro VIP. Según la investigación, los Miembros VIP, a quienes también denominaban ‘Fratello Masons’ o ‘Miembros Avanzados’, eran aquellos miembros de la Organización Infraud que habían sido miembros desde hacía mucho tiempo, o aquellos miembros que eran notables en virtud de sus actividades dentro de la Organización Infraud”, refiere el documento.

El HSI señala a Sánchez Torteya por dedicarse a la venta de datos de tarjetas de crédito, incluidos datos personales como el nombre del titular y fecha de nacimiento, números de seguro social, domicilio, teléfono y código de seguridad de las tarjetas.

También, lo acusa de vender servicios de rastreo de perfiles de crédito o información de identificación personal de cualquier individuo. No obstante, no le atribuyen un monto de ganancias ilegales en el expediente de extradición presentado a México.

La cronología de los hechos sugiere que la identidad de Sánchez Torteya fue puesta al descubierto por la agencia de Seguridad Nacional después de 2014.

Esto ocurrió cuando el HSI descubrió que el nombre de usuario “Elroncoluna” estaba vinculado con las direcciones de correo electrónico .

Este era un correo que el neoleonés utilizaba de manera formal, en su perfil había una fotografía que lo mostraba con su credencial para votar en la mano, junto con un papel con las leyendas “Soy Arnaldo Sanchezt” y “bitcoins locales”.

En la misma cuenta, los estadounidenses encontraron vinculado otro correo electrónico en el que estaba el currículum vitae de Sánchez Torteya.

Después, el HSI descubrió registros de comunicaciones privadas que ahora son pruebas legales del cargo criminal que le imputan.

Por ejemplo, el 22 de diciembre de 2011 y el 7 de marzo de 2012, Sánchez Torteya envió a sus cómplices los datos de más de 15 tarjetas de crédito.

“Las autoridades recuperaron también comunicaciones que mostraron que el 17 de abril de 2014, Sánchez Torteya fue objeto de reclutamiento por parte de otros miembros de la Organización Infraud para que se uniera a otros sitios web en los cuales Sánchez Torteya podría anunciar sus bienes y servicios ilícitos”, señala la acusación.

 Extraditable

Para el joven hacker y sus cómplices, la suerte ya estaba echada desde fines de 2017, cuando Kelly Pearson, abogada litigante de la Sección de Delincuencia Organizada y Pandillas del Departamento de Justicia, presentó los cargos criminales.

El 31 de octubre de ese año, la Corte Federal para el Distrito Sur de Nevada, en Las Vegas, ordenó su captura y la de otros 35 presuntos miembros de “Infraud”. La Embajada de Estados Unidos en México enseguida inició sus gestiones legales.

El 31 de enero de 2018, un juez de control del Reclusorio Sur ordenó su detención provisional con fines de extradición, con base en el cargo de asociación delictuosa para involucrarse en una organización corrupta, influenciada por la delincuencia organizada.

Desde ese momento, la Interpol ya tenía idea de su ubicación, pues el 8 de febrero siguiente montó un operativo junto con la Policía Federal Ministerial y lo detuvieron en Monterrey. El mismo día lo trasladaron y encarcelaron en el Reclusorio Sur.

El juzgador del sistema acusatorio emitió el 24 de abril su opinión jurídica en favor de la extradición de Sánchez Torteya a Estados Unidos y el 20 de junio la Secretaría de Relaciones Exteriores acordó su entrega.

Para detener su extradición inmediata, el neoleonés presentó un amparo y obtuvo la suspensión; sin embargo, el pasado 15 de noviembre la Juez federal Yazmín Eréndira Ruiz Ruiz dictó una sentencia negándole la protección de la justicia.

Sánchez Torteya impugnó la negativa de amparo y sabe que este es el último recurso que tiene para evitar que sea juzgado en Estados Unidos en un juicio donde es probable que sea condenado a 20 años de prisión.

Tiendas de datos

La organización “Infraud”, a la que pertenecía Arnaldo Sánchez Torteya “Elroncoluna”, había abierto en el internet oscuro tiendas en las que se vendían datos personales y a las cuales estaban vinculadas 10 mil 901 cuentas de compradores.Así lo establece la causa número 2:17-cr-306-JCM-PAL de la Corte Federal de Distrito en Nevada, con sede en las Vegas, mediante la que Estados Unidos pidió la extradición del joven mexicano por una modalidad de asociación delictuosa.

El grupo ciberdelictivo, fundado en octubre de 2010 y con actividad hasta el 2017, utilizaba foros de discusión en internet con el eslogan “In fraud we trust”.

“El objeto principal de la Organización Infraud era promover y hacer crecer un sitio basado en la internet en la cual los miembros pudieran conversar sobre sus actividades ilícitas y comprar y vender sus bienes ilícitos.

“Los miembros de la organización Infraud realizaban las siguientes actividades, entre otras: tráfico a gran escala de datos de tarjetas de crédito comprometidas; lavado de dinero; tráfico de medios de identificación robados; tráfico de la producción y uso de medios de identificación falsos; robo de identidad; tráfico de la producción y uso de dispositivos de acceso no autorizados y falsos; fraude bancario; fraude electrónico; y servicios asociados con todo lo anterior”, dice la solicitud de extradición.

El Departamento de Justicia advierte que de 2010 a 2017 este grupo delictivo cometió fraudes por 530 millones de dólares y ocasionó pérdidas adicionales por 2 mil 200 millones a amplia franja de instituciones financieras, comerciantes y particulares.

El 7 y 8 de enero de 2018, fueron detenidos en Australia, Reino Unido, Italia, Kosovo, Serbia y México un total de 14 operadores de esta red delictiva por cargos criminales en la Corte de Nevada. La acusación fue contra un total de 36 sospechosos.

INF: REFORMA

Comentarios

comentario

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here