#15 DE FEBRERO DÍA MUNDIAL CONTRA EL CÁNCER INFANTIL

La visita regular al médico es prevención!

Día Mundial del Cáncer Infantil: En México anualmente se detectan alrededor de 6 mil casos nuevos

Hoy 15 de febrero se conmemora el Día Internacional contra el Cáncer infantil, el cual, se instituye en Luxemburgo en 2001, como iniciativa de la CCI (Childhood Cancer International), entonces ICCCPO (International Confederation of Childhood Cancer Parent Organizations), en colaboración con la UICC (Global Cancer Contror) de la OMS y World Child Cancer, con el objetivo de generar alianzas estratégicas y conciencia social en la materia.

El cáncer es considerado un problema de salud pública global, ya que representa la principal causa de muerte por enfermedad entre 5 y 14 años de edad en casi todo el mundo.

En México, se estima que cada año se diagnostican más de 5,000 niños y la incidencia muestra tendencia al incremento. El 65% de los casos se diagnostica en etapas avanzadas de la enfermedad, causando más de 2,300 muertes anuales. La sobrevida global a 5 años oscila al rededor de 40%, mientras que en el mundo son más de 150 mil los casos existentes cada año.

El tipo de cáncer más frecuente en los niños es la leucemia linfoblástica aguda (el tumor infantil hematológico más frecuente), seguido de los tumores del Sistema Nervioso Central y los linfomas.

*LA TASA DE SUPERVIVENCIA A 5 AÑOS DE 0 A 14 AÑOS ALCANZA CASI EL 80%

El dato es esperanzador, aunque se aspira llegar al 100% ya que una sola muerte por cáncer infantil es demasiado.

Señales de alerta de cáncer infantil

Es importante estar alerta a cualquier señal o síntoma que pueda indicarnos que algo no va bien, como por ejemplo:

* Dolor persistente en huesos y abdomen

* Dolor de espalda persistente

* Fiebre sin causa o por más de una semana

* Moretones o sangrados de nariz o encías

* Crecimiento tumoral o de ganglios

* Picazón en el cuerpo sin lesiones en la piel

* Cansancio extremo, palidez y anemia súbita

* Pérdida de peso

* Dolor de cabeza y vómitos por la mañana durante varios días

* Abdomen que crece rápidamente

* Infección que no mejora

* Consulta al pediatra tres o más veces por la misma sintomatología sin tener un diagnóstico claro

El cáncer infantil es una enfermedad que requiere toda nuestra atención pero, ¿Qué sabemos realmente de ella?, ¿cómo afecta a estos niños y a sus allegados?, ¿de qué recursos disponemos para hacerle frente?

El 15 de febrero se celebra el Día Internacional del Cáncer Infantil que tiene como objetivo concienciar y sensibilizar a la sociedad sobre esta enfermedad y todos los desafíos que conlleva para los niños y adolescentes que la sufren, así como a sus familias. También se reivindica que todos estos menores, independientemente de su raza, país de origen, nivel económico o clase social, tengan acceso a un diagnóstico temprano y a un tratamiento adecuado.

Este día se celebró por primera vez en el año 2002, tras una declaración llevada a cabo en Luxemburgo en 2001 por la Organización Internacional de Cáncer Infantil (CCI). Actualmente, cada 15 de febrero numerosas organizaciones realizan campañas durante todo el mes para mejorar la atención hacia esta enfermedad en cada uno de sus países. En el caso de España, la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer agrupa 19 asociaciones por todo el país, que proveen de apoyo psicológico y social a estos menores y a sus familias, pisos de acogida para familias desplazadas, programas de información y asesoramiento e investigación.

Como símbolo, en este día se utiliza el lazo dorado que representa la fuerza de estos niños comparándola con el oro, y se emplea en numerosas instituciones públicas y privadas para expresar su solidaridad en la lucha contra el cáncer infantil.

Pero, ¿Cuánto de frecuente es esta enfermedad en la actualidad? Según el Registro Nacional de Tumores Infantiles (RNTI), alrededor de 1400 niños y adolescentes entre 0 y 18 años son diagnosticados al año de algún tipo de cáncer, siendo el más común la leucemia. No obstante, esta enfermedad es curable en más del 75% de los casos en los países desarrollados, siendo en la actualidad objetivo de la oncología pediátrica no sólo la curación física sino también a nivel psíquico, espiritual y social.

Repercusiones psicológicas y sociales sobre el niño y su familia

Tal y como se menciona, la enfermedad del cáncer y su tratamiento entrañan numerosas repercusiones sobre el niño y su familia ya que el niño paciente de cáncer no sólo se ve afectado por los síntomas físicos derivados de la enfermedad y su tratamiento, sino también por las alteraciones emocionales que surgen como consecuencia de todo el proceso.

Así, el cáncer infantil constituye un acontecimiento estresante que interfiere en la calidad de vida del paciente y de su familia, que dificulta el desarrollo de otras áreas vitales como la escolar, de ocio, la autonomía o las relaciones sociales. Además, la aparición de esta enfermedad en niños propicia una serie de consecuencias psicológicas, frecuentemente en forma de:

Sentimientos de vulnerabilidad.

Ansiedad.

Problemas de sueño

Baja autoestima, como consecuencia de los cambios en la imagen corporal derivados del tratamiento (p. ej: caída del pelo).

Estado de ánimo bajo que suele manifestarse con llantos frecuentes, irritabilidad, tristeza, etc. Esta afectación del estado de ánimo influye en la forma de afrontar la enfermedad

Aislamiento social en los padres del paciente y allegados.

Por otro lado, dicha alteración ocasiona numerosos cambios en la vida cotidiana, que se pueden apreciar a nivel económico y en la dinámica familiar. Todo ello aumenta la carga emocional que ya supone el cáncer, sobre todo teniendo en cuenta que la duración promedio del tratamiento es de 1 a 3 años. Así, el apoyo social se convierte en un recurso esencial no sólo para los afectados, sino también para sus familias en el afrontamiento y vivencia de este difícil proceso. De esta forma, la manera en que los padres afronten la situación influirá de forma notable en cómo encare el niño dichas circunstancias.En línea con el afrontamiento de esta dura realidad, la Dra Elisabeth Kubler-Ross identifica cinco fases para la aceptación de una enfermedad crónica, que no siguen un orden preestablecido ni son vividas de la misma forma por cada persona. Las fases son:

Negación.

Ira.

Negociación.

Depresión.

El papel de la psicología en el cáncer infantil

Debido a las particularidades del cáncer infantil y las repercusiones psicológicas del mismo, ha surgido en los últimos años una rama de la psicología dedicada a esta problemática, la Psicooncología.

De esta forma, todas estas repercusiones ponen en evidencia la notable necesidad de llevar a cabo una intervención psicológica con el niño y su familia durante todo el proceso de la enfermedad. Esta intervención psicológica suele comenzar desde el momento del diagnóstico, prolongándose hasta el desenlace de la enfermedad y a lo largo del tratamiento

El conocimiento de esta enfermedad supone una noticia que tiene un gran impacto psicológico, normalmente requiere un proceso de asimilación así como una toma de decisiones bajo un nivel de presión elevado. Además, teniendo en cuenta el shock que esto supone, surge el dilema sobre si informar al niño y cómo hacerlo. Resulta conveniente que el menor conozca la situación que está viviendo, pero es necesario adaptar esta explicación a su edad y madurez. Para ello, resulta de notable importancia un acompañamiento psicológico.

El proceso de tratamiento requiere que tanto los padres como el infante reciban ayuda para tratar de paliar la ansiedad y ayudarles a resolver sus inquietudes y preocupaciones.

INF: EL SALMANTINO

Comentarios

comentario

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here