Suman diez agentes de seguridad asesinados en 2019

En lo que va del año han sido asesinados 5 policías municipales, un elementos de las FSPE, dos custodios de Cereso y un tránsito.

La violencia contra agentes de seguridad en el estado han dejado como saldo nueve oficiales asesinados en lo que va del año en el estado de Guanajuato; siete de ellos eran policías y dos hombres que fungían como administrativos de la corporación:


El primer caso fue el 2 de enero, cuando José Luis, de 25 años, elemento de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado, se encontraba con sus amigos arreglando el motor de un auto Jetta rojo en la esquina de las calles Justicia Social y Aquiles Serdán de la colonia Esfuerzo Obrero, en Irapuato, cuando fueron acribillados.

Cuatro días después le siguió el del policía municipal José Luis Rico Aboites, de 27 años, quien fue asesinado y abandonado dentro de un tambo de plástico en la colonia Emiliano Zapata, en Celaya.

Asimismo, Óscar Paulino Márquez Serna, coordinador del Centro de Comunicaciones (Cecom), murió tras un ataque en la colonia La Floresta, en Irapuato.

Febrero

Febrero inició también en rojo para elementos de seguridad, pues Julio, agente de Salvatierra, se encontraba en su día de descanso, en las inmediaciones de la Central Camionera, cuando hombres armados le dispararon.


El 6 de febrero El policía municipal Filiberto Mendoza, conocido como “El Diablo”, fue ejecutado a balazos cuando se encontraba en turno en su unidad 882 en la comunidad de Barretos, en León.


Al día siguiente, dos oficiales fueron acribillados, uno de ellos era agente de Tránsito de Celaya. 


José Luis Ventura, quien trabajaba como comandante de turno en el Cereso de Pénjamo, fue ejecutado a balazos cuando subía a su camioneta para ir a trabajar. 


Horas más tarde, en Celaya, el tránsito municipal Luis Iván Revilla González fue asesinado después de salir de su turno. Subió a un auto de Uber para regresar a su casa, pero un comando armado los interceptó y mató a balazos al tránsito y al chofer.

La mañana del lunes 11 de febrero, Édgar González Sandoval, jefe de custodios del Centro de Rehabilitación Social (CERESO) Mil, de Valle de Santiago, fue asesinado a balazos en Guanajuato Capital. La víctima viajaba en un auto con su hijo de 15 años, quien recibió tres balazos.


El último caso fue el de Braulio Rafael Luna Santibáñez, quien fue acribillado este jueves 14 de febrero. El agente de San Francisco del Rincón salió de su turno y cuando viajaba con su hermana, también policía activa, y un compañero de la corporación, fue interceptado por un grupo de hombres armados quienes descargaron sus armas contra ellos.


Los dos agentes quedaron heridos, pero Braulio murió en el lugar.

INF:AM

Comentarios

comentario

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here