Guanajuato no deja de sangrar…

Ya no hay día en que el estado de Guanajuato no sea escenario de un hecho de violencia. La vida cotidiana en diversas regiones de la entidad se alteró con el miedo como el denominador común y las bandas criminales, sobradamente el Cártel de Santa Rosa de Lima, liderado por José Antonio Yépez, El Marro, tienen de cabeza a toda suerte de corporaciones de seguridad. Pero, con todo, el gobernador panista Diego Sinuhe Rodríguez Vallejo se ufana de que el reciente operativo “Golpe de Timón” logró la “recuperación del territorio y el estado de derecho”…

El jueves 7, cuando presentó el informe de sus primeros cinco meses en el suntuoso Teatro del Bicentenario de León, el gobernador Diego Sinuhe Rodríguez Vallejo se lució. Aprovechando que tres días antes el gobierno federal puso en marcha el operativo “Golpe de Timón” en Santa Rosa de Lima para combatir el robo de combustible de los ductos de Pemex, el mandatario sentenció: “Se logró el objetivo de la recuperación del territorio y del estado de derecho”.

Rodríguez Vallejo arrancó los aplausos de miles de funcionarios estatales, alcaldes, gobernadores e invitados que acudieron a escuchar su mensaje en el teatro que ese jueves permaneció cercado por vallas y estuvo custodiado por policías estatales y municipales.

Los días previos al evento, en Guanajuato hubo filtraciones de fotos y videos sobre el modus operandi de los huachicoleros, así como informaciones de funcionarios estatales a los medios. Y el panista Rodríguez Vallejo supo capitalizar todo eso.

En la entidad, autoridades y partidos locales se acusan mutuamente de incompetentes para frenar la violencia, que el martes 12, por ejemplo, tuvo como saldo 12 homicidios, y al día siguiente otra decena.

De manera simultánea en San Francisco del Rincón aparecieron mantas atribuidas al Cártel del Golfo en las que esa organización criminal, que en poco tiempo logró asentarse en el estado, hablaba de una supuesta “limpia”.

En la actualidad, el centro de Salamanca se convierte en tierra de nadie por las noches, sostienen pobladores de esa localidad, mientras que Irapuato se ubica en el sexto lugar de la lista de las ciudades más violentas del mundo, según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal (CCSPJP).

El operativo federal se inició inmediatamente después de que la Procuraduría de Justicia Estatal se transformó en Fiscalía, pero mantuvo al frente a Carlos Zamarripa Aguirre, quien lleva ya 10 años en el cargo y permanecerá en él otros nueve.

Con información de Proceso

Comentarios

comentario

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here