Desapariciones en Jalisco se disparan 230% en cuatro años

Guadalajara, Jal. En Jalisco, bastión de una de las organizaciones criminales más poderosas y violentas de México, se cometen 17.75 por ciento de las desapariciones forzadas en el país, de acuerdo con cifras de los gobiernos estatal y federal.

De 1995 a la fecha, periodo en que gobernaron la entidad los panistas Alberto Cárdenas Jiménez, Francisco Ramírez Acuña, Gerardo Solís Gómez, Emilio González Márquez y el priísta Aristóteles Sandoval Díaz, suman 7 mil 117 personas desaparecidas en territorio estatal, 928 son mujeres (120 infantes, niñas y adolescentes hasta de 15 años de edad) y 108 varones menores de 15 años.

El gobierno jalisciense presentó la plataforma de Internet Sistema de Información sobre Víctimas de Desaparición (Sisovid), el cual indica que a partir de 2014 y hasta el cierre de 2018 el fenómeno creció en 230 por ciento.

Las 7 mil 117 carpetas de investigación por desaparición forzada en Jalisco equivalen a 17.75 por ciento de las 40 mil documentadas en el país, según los datos presentados por el presidente Andrés Manuel López Obrador durante la reinstalación del Sistema Nacional de Búsqueda y el anuncio de recursos ilimitados para atender dicho problema, a finales de marzo.

Jalisco tenía hasta el año pasado 8 millones 256 mil habitantes, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, apenas 6.34 por ciento del total de habitantes de México.

Las cifras de este año actualizadas al 8 de marzo de 2019 muestran que este crimen sigue aumentando en Jalisco a un ritmo promedio diario de 7.7 casos y se han abierto 516 investigaciones. La media del año pasado fue de 4.8 reportes al día.

De continuar esta tendencia, en 2019 se llegaría a 2 mil 810 personas desaparecidas y se superaría el récord del año pasado, de mil 766 ausentes.

Según la plataforma, de las 7 mil 117 carpetas de investigación abiertas por igual número de desaparecidos, en 23 casos no se especificó el sexo de las víctimas debido a un informe policial homologado incompleto.

En 2014 se reportaron 538 desapariciones, 60 de ellas de mujeres; en 2015 se denunciaron 568 casos (55 de mujeres) y al año siguiente la cifra subió a 716, con 81 víctima de sexo femenino.

En 2017 hubo un crecimiento exponencial, con mil 89 casos, 124 de mujeres y, el año pasado batió todos los registros anteriores con mil 776 personas desaparecidas, 205 de sexo femenino.

El informe detalla que del total de desaparecidos mil 52 son hombres de entre 25 y 30 años de edad y 957 tienen entre 20 y 25 años.

En el caso de las mujeres, el rango de edad de mayor incidencia (218 casos) es entre 20 y 25 años, seguido por entre 25 y 30 años, con 148 denuncias. Incluso hay un hombre y dos mujeres de mas de 95 años que no han sido localizados.

Según las autoridades, desde 2018 el cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) libra una brutal lucha con varias facciones que se han escindido, lo que ha disparado no sólo las cifras de asesinatos, sino también ataques y secuestros de policías municipales y estatales.

Un diagnóstico del gobierno federal dado a conocer el mes pasado detalla que el CJNG opera en 28 entidades federativas mexicanas y al menos 20 países, con una táctica tan simple y sanguinaria como amenazar o asesinar a sus adversarios para hacerlos a un lado o coptarlos.

El fortalecimiento de este clan criminal coincide con el aumento de las desapariciones forzadas no sólo en Jalisco, sino en todo el país.

Durante la instalación del Comité de Colaboración del Protocolo Alba en Jalisco, Blanca Jaqueline Trujillo Cuevas, fiscal especial para desaparecidos en la entidad, destacó que las cuatro instancias principales para búsqueda de personas recibieron más fondos estatales y federales.

Dijo que 5 millones de pesos de la Federación irán directamente a la Comisión Estatal de Búsqueda y que la fiscalía especializada a su cargo obtendrá 70 millones del estado y 14 de la Federación, los cuales ya se empezaron a ejercer y el próximo lunes se anunciará un reforzamiento de la plantilla laboral.

Afirmó que además de la comisión y la fiscalía, el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses y la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas trabajan en forma coordinada para brindar una atención estratégica que evite duplicar gastos.

En el mismo acto, el gobernador Enrique Alfaro dijo que ya está articulado un esquema de trabajo y que la primera parte de éste, el Sisovid, hará visible el tamaño del problema para entender lo que estamos viviendo.

INF: LA JORNADA

Comentarios

comentario

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here